• |
  • |
  • END

El jonrón 50 del asombroso José Bautista, el aterrizaje de Ichiro Suzuki por décima temporada consecutiva en la pista de los 200 hits, los dos vuelacercas de ese bateador incontrolable que es Alberto Pujols, la rara explosión de los Gigantes para aplastar a los Cachorros y el triunfo 18 de David Price domando Yanquis, incendiaron la noche del jueves las Grandes Ligas.

El salto de Bautista, conectando 37 jonrones más que el año pasado, limitado a 13, y con un récord personal de 16 en 2006, es de ribetes tan espectaculares como los de Bob Beamon y Mike Powell acercándose a los 9 metros en longitud. En 1996, Brady Anderson de los Orioles dejó al mundo del béisbol con la boca abierta disparando 50 jonrones, después de sólo 16 en 1995, casi en el mismo número de turnos al bate. En las siguientes cinco temporadas completas, Anderson sólo una vez superó la cifra de 20.

En el mismo juego en que el jonrón de Bautista facilitó la victoria de Toronto por 1-0 contra Félix Hernández, el japonés Ichiro Suzuki, quebró su propia marca, alargando a 10 una racha de campañas con 200 o más cohetes, reto de mayúscula exigencia para las futuras generaciones de hiteadores. Pete Rose, también con 10 temporadas -una más que Ty Cobb-, pero no consecutivas, era el dueño del registro global ahora compartido y amenazado.

El destructivo dominicano Alberto Pujols descargó sus jonrones 40 y 41 en el triunfo de los Cardenales sobre los Piratas 9-2, y los Gigantes, batallando por el banderín del Oeste en la Nacional con un line-up discreto, sorprendieron apaleando 13 por 0 a los Cachorros, conectando 19 hits.

En tanto, el estelar de Tampa, David Price, llegó a 18 triunfos superando al ganador de 20 C. C. Sabathia por 10-3, y los Rays se acercaron a sólo medio juego de los Bombarderos, dejando equilibrada la serie 2-2.