•  |
  •  |
  • END

“Yo lo siento por estos jóvenes que perdieron su oportunidad, que era la oportunidad de su vida. Ojalá y el que se quedó la haga, para demostrar que sí había condiciones”, dijo ayer el presidente de Fenifut, Julio Rocha, al comentar la decisión de los futbolistas que se regresaron de Brasil.

Rocha habló largamente con los cronistas durante la premiación de la Federación de Boxeo Aficionado, aunque del proyecto en Brasil lo que más le interesaba era el fútbol, no la formación integral de los jóvenes.

“Creo que aquí hubo un malentendido. Pensar que iban a jugar en equipos de Primera División de Brasil, eso nunca se dijo. Se dijo van a aprender fútbol (menciona con énfasis), si alguno demuestra cualidades y algún club se interesa, pues dará el paso. Pero si nosotros tratamos de colocar jugadores, es utópico que como federación pensemos que vamos a ubicar nicaragüenses en Brasil”, añadió.

“La Escuela Tigres de Brasil tiene un equipo en Segunda División y entiendo que le propuso a dos de ellos, el de Estelí (Daniel Rivera) y a (Daniel) Reyes, formar parte de la pretemporada del equipo, uno de ellos desistió y está regresando, y el otro prefirió probar suerte. Nosotros estamos pendientes de una evaluación que se va a hacer en mayo, junio, donde se van a ver los resultados que se tengan, y ahora que Miguel (Larios) venga este fin de semana vamos a tener una reunión larga el día lunes para ver qué cosa o qué reajuste tenemos que hacer para seguir con un plan, que no tiene por qué caerse por el hecho de que hayamos mandado un grupo de gente y no haya llenado las expectativas”, agregó.

Rocha no quiso adelantarse sobre posibles sanciones, pero indicó que la instancia correspondiente verá el tema y decidirá.

Dijo que el convenio se mantiene y se podrían enviar más jugadores a Brasil, ya que el proyecto es a largo plazo, de unos seis años, no de meses, pero que serán más selectivos a la hora de la escogencia de candidatos.

Sobre la inactividad que acusaban los jugadores, y la falta de estudio, Rocha fue directo.

“Yo pregunto, ¿cuál era la intención, era aprender portugués o jugar fútbol? La primaria (fútbol), claro, no de la federación, que no es dueña de los Tigres de Brasil. Ahí es donde nos enredamos. ¿Qué priorizó la escuela? Los aspectos futbolísticos, que es lo que les interesa desarrollar, el aspecto cultural es secundario, el aspecto idiomático es secundario, no es primario para ellos, el futbolístico es el primario, porque ellos son una institución para el desarrollo del fútbol”.