•  |
  •  |
  • END

Un batazo pequeño: excelente toque y fuerte sprint de Brett Gardner, fue el factor decisivo en un gran juego, tenso, espeso, incierto, cargado de dramatismo. Se impusieron los Yanquis 4-3 en diez entradas y con 93 victorias, sólo podrían ser alcanzados por Boston perdiendo sus seis pendientes, y que los Medias Rojas ganen sus siete.

Con tres en las bases, un boleto del zurdo Hideki Okajima a Juan Miranda, terminó con el prolongado y agobiante suspenso. Granderson abrió con hit el cierre del décimo y fue hasta tercera cuando un machucón de Gardner que apresuró a Víctor Martínez, provocando que el tiro del cátcher lo golpeara. Las bases se llenaron por transferencia intencional a Jeter, y después de un out forzado en el plato con Thames al bate, Okajima se descontroló y los Yanquis recuperaron el botín.

¿Creíamos que con el jonrón de dos carreras de Alex Rodríguez, volteando la pizarra 2-1 en el cierre del séptimo, y Mariano Rivera en la colina, la necesaria victoria yanqui estaba asegurada? No fue así. Los Medias Rojas utilizaron una extra de adrenalina para conectar par de imparables y realizar cuatro robos de base en el noveno, haciendo girar nuevamente el marcador, ahora 3 por 2.

Pero los Yanquis, con un hit impulsador de Robinson Cano con bases llenas, se salieron del hoyo empatando el juego 3-3 y empujándolo a entradas extras, viendo poncharse a Posada y fallar a Berkman.

¡Que buen pitcheo el de Daisuke Matsuzaka a lo largo de ocho entradas!, sólo quebrantado por el swing de Rodríguez con dos strikes sin bolas y Teixeira en primera. Meritorio también el esfuerzo de Phil Hughes tratando de cortar en cuatro la racha de reveses del equipo de Nueva York. Dos abridores respondiendo a la exigencia del momento.

¿Cómo fue posible que los de Boston se robaran dos veces la segunda y la tercera base después de hits conectados por Ryan Kalish y Bill Hall en el noveno? Posada se vio inutilizado y una bola rasante pasó debajo del guante de Alex Rodríguez en tercera. ¿Y Rivera? Tan aturdido como un votante, que no sabe dónde diablos irá a parar su voto, igual que Papel bond en el cierre. Dos grandes rematadores, malogrando posibilidades.

En tanto, con Gigantes y Padres viajando desde hace rato a bordo de un vagón enloquecido en una Montaña Rusa, la recta final en el Oeste de la Liga Nacional, se ve tan impredecible como un pitcheo con bases llenas y el conteo en tres y dos. Venciendo a los Rockies 4 por 2 con un Matt Cain inspirado, llevando la posibilidad de un no hitter hasta el octavo inning, los Gigantes sacan medio juego de ventaja a los Padres, aplastados 12-2 por los Rojos, que no se percataron del jonrón 30 disparado por el mexicano Adrián González.

Los Bravos de Atlanta, que buscan avanzar a los Play Off como “comodín”, cayeron 4-2 ante los Nacionales de Washington y se encuentran metidos en un torbellino de complicaciones, empatados con San Diego, a medio juego de los Gigantes. En tanto, Wilton López lanzó un tercio de entrada en el séptimo inning con los Astros que perdieron 9x3 ante los Piratas.


dplay@ibw.com.ni