•  |
  •  |
  • END

El púgil René “Súper Chirizo” González regresó de México abatido por la derrota que sufrió el sábado ante el ex monarca mundial, Humberto Mauro “Betillo” Gutiérrez, en Tijuana Baja California.

El nica perdió por decisión unánime, en una pelea que asegura González no debió aceptar en las condiciones que se dio.

Gutiérrez no marcó las 132 libras en la que estaba pactada la pelea, y González tuvo que aceptar a como fuera el combate por las mismas necesidades económicas.

“No debí permitir esas libras demás porque eso me puso en desventaja ante un boxeador tan difícil como Gutiérrez, pero cuando se tiene una familia que mantener esas cosas pasan a segundo plano y hay que asumir el reto de cualquier manera”, dijo el nicaragüense visiblemente sacudido por haber cedido su posición en el ranking por otro combate muy riesgoso.

René fue hace sólo unos meses el número uno del ranking del Consejo Mundial de Boxeo en las 130 libras, y jamás se pudo conseguir la oportunidad de pelear el título del mundo.

Ya ubicado como número tres, aceptó enfrentarse a Urbano Antillón, en México, en un combate con muchos riesgos de por medio. Menos mal que ya aceptada la pelea consiguieron que fuera eliminatoria por el campeonato mundial.

Al final, perdió González el combate con Antillón y también su posición privilegiada en el ranking, lo que no ha podido recuperar.

Para colmo ahora que estaba como sexto del ranking vuelve a aceptar una pelea demasiada arriesgada con un ex monarca del mundo y la historia fue similar, perdió por decisión unánime y las cosas pintan más difíciles en su afán de poder conseguir una oportunidad titular.

“Sé que en otras condiciones no debía aceptar el combate, pero era necesario por la situación económica que existe en mi país”, explicó René, quien difícilmente con este revés podrá mantenerse entre los 10 primeros del ranking del CMB de las 130 libras.