•  |
  •  |
  • END

La Selección Nacional de béisbol viajó este miércoles a Puerto Rico, al mismo escenario donde hace dos meses capturó de forma heroica la medalla de bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Ahora regresan a la isla del encanto con un reto mayúsculo, lograr la clasificación a los Panamericanos y al Campeonato Mundial ante equipos de alto calibre, como Cuba, Estados Unidos, Canadá, Venezuela, Puerto Rico, Dominicana, entre otros.

Sin embargo, el sentimiento que transmitían los seleccionados y cuerpo técnico, antes de partir, era de gran seguridad por lograr los dos objetivos. “La tarea será tan dura como fue ganar el bronce. En ese momento nadie creía en nosotros, ahora pasa igual, he escuchado muchos comentarios negativos en contra de la Selección ante este nuevo reto pero eso nos motiva a superar lo que hicimos en los Juegos y demostrar que podemos meternos entre los seis primeros en este torneo”, comentó el manager Davis Hodgson a la salida de la terminal aérea.

De los más optimistas en aportar un grano de arena en este propósito de clasificar a los dos torneos era Mario Peña, quien fue designado para abrir el primer juego el sábado ante Canadá.

“Me motiva la confianza que me da el cuerpo técnico, porque sé la importancia de ganar este primer duelo para tener más esperanzas de clasificar. Para muchos el fogueo contra Cuba sólo fue marcadores abultados y cinco derrotas. Claro, a nadie le gusta perder, pero para nosotros enfrentarse a Cuba fue prepararnos para el máximo nivel”, explica Peña.

“No creo que ningún otro equipo a los que nos enfrentaremos en Puerto Rico tenga siete u ocho bateadores que en cualquier otro line up sean cuartos bates. A eso nos enfrentamos en Cuba, jugadores que no te dejan escapar una fallita. Me pasó por ejemplo, que estuve muy controlado, ponía la pelota donde quería, pero un parpadeo y te sacan de concentración. Es increíble jugar contra Cuba, cada bateador te exige concentrarte al máximo. Por eso ahora creo que estamos listos para no fallarle a la afición, y para eso me he preparado”, agregó.

Para los jugadores de cuadro también fue de mucho provecho enfrentar a pitcheres como Norge Luis Vera, Yuliesky González, además de Miguel Alfredo González, del que se asegura será el primer abridor de los isleños en el Premundial.

“Todos esos lanzadores son número uno en cualquier equipo Triple A”, dijo Raudez. “Ninguno tiraba menos de 90 millas y para colmo hasta te tiraban rectas duras pegadas y de repente te sorprendían con curva o cambio. Ese equipo está en otro nivel”, dijo Justo Rivas, quien deslució con el madero, tragándose cinco ponches en la serie.

Para Davis, el fogueo también sirvió para definir detalles importantes como mantener a Sandor Guido en cualquier circunstancia en primera. Eduardo Romero o Renato como primer bate, Edgard López segundo, Jimmy, tercero, Abea, cuarto, Juan C. Urbina, quinto, Esteban Ramírez, sexto, Justo Rivas, séptimo, Ronald Garth y Sandor Guido.

Además, con el cambio del calendario del torneo por la salida de México, Hodgson también hizo ajustes en la rotación. Para enfrentar a las Antillas Holandesas en el segundo partido nombró a Julio Raudez, Elvin Orozco arrancará el “sistema Peralta” que emplearán ante Cuba, Diego Sandino se medirá a Venezuela y cierra la primera fase Berman Espinoza contra Argentina.