•   KAZAN, Rusia / Agencias  |
  •  |
  •  |
  • END

El Barcelona siguió el miércoles sin poder doblegar al Rubin Kazan y empató 1-1 en Rusia en un partido del Grupo D de la Liga de Campeones del fútbol europeo, que además contó con el regreso del argentino Lionel Messi.

El Rubin, que sumó cuatro de los seis puntos posibles en sus enfrentamientos con el Barça en la fase de grupos la temporada pasada, se adelantó en el marcador a los 30 minutos, cuando su capitán, el ecuatoriano Christian Noboa, marcó de tiro penal tras una falta de Dani Alves sobre Vitaly Kaleshin.

El delantero David Villa empató para el conjunto catalán también desde el punto de penal cuando transcurría la hora de juego, luego de que Andrés Iniesta fuera objeto de una falta dentro del área.

El Rubin, que sorprendió al entonces campeón europeo al derrotarlo 2-1 en el Camp Nou antes de igualar 0-0 en casa en 2009, podría haberse llevado la victoria a tres minutos del final, cuando el sustituto Obafemi Martins estrelló un balón en el poste.

"Contra el Barcelona no se puede jugar de otra forma. Pudimos ganar y pudimos perder. En resumen, un empate es un buen resultado", señaló el técnico del Rubin Kazan, Kurbán Berdiev, en la rueda de prensa posterior al partido.

Berdiev expresó su "satisfacción por la organización defensiva" de su equipo ante jugadores de la talla de Messi, Iniesta o Villa.

El Barcelona, que contó con un recuperado Messi que ingresó en la segunda etapa tras una lesión de tobillo, desperdició muchas oportunidades en la primera mitad, sobre todo en los pies de Pedro.

Messi, último ganador del Balón de Oro y el premio FIFA al Mejor Jugador del Año, entró poco después del gol del empate y pudo dar la victoria al equipo visitante, pero el arquero ruso Sergei Ryzhikov lo impidió.

De todos modos, la buena noticia para el club catalán fue saber que el atacante argentino se mostró completamente recuperado de la lesión de tobillo que sufrió hace una semana en un encuentro de la liga española.

Después de que el nigeriano Martins desperdiciara su clara posibilidad, Iniesta pudo haber sellado la victoria para el Barça con la que fue prácticamente la última jugada del partido, pero su remate se fue por encima del travesaño.