•  |
  •  |
  • END

Ocurrió lo impensable: un no hitter en Play Offs. Desde que se inventaron en 1969, nunca había ocurrido. Viendo a Brandon Phillips –el probable último out- con dos strikes sin bolas, los corazones seguramente por estallar en las tribunas, Halladay sujetando la tensión del momento, y el planeta béisbol sin aliento, sudando colgado de la expectación, me pregunté frente a la pantalla: ¿puede estar ocurriendo esto? Felizmente para Roy Halladay, ocurrió.

Phillips machucó una pelota frente al plato que Carlos Ruiz buscó con el apuro y la precisión requerida, logrando un disparo certero, ahogado por el guante de Ryan Howard, para que la proeza quedara concretada. Hey Roy, ¿cómo se ve el mundo desde la cima de la montaña?

Durante el transcurso del juego ganado por los super-favoritos Filis a los Rojos 4-0, Halladay -pitcher debutante en Play Offs-, erguido allá en lo alto de la colina, parecía una estatua palpitante. Sus movimientos, como realizando una danza solitaria, le permitieron dibujar trazos en los cuales latía una fuerza suavizada por la armonía. Fue un pitcheo magistral. ¡Qué bárbaro!

Ningún pitcher en la historia ha sido capaz de lanzar dos juegos perfectos, mucho menos en la misma temporada, y más asombroso todavía, incluyendo la postemporada. El 29 de mayo, Halladay lanzó perfecto contra los Marlins de Florida pintando su Mona Lisa. Una base por bolas a Jay Bruce con dos outs y el conteo completo en el inicio del quinto, impidió el hecho sin precedentes. Fue el único rojo visto en las bases.

En postemporada, lo único más grandioso, es el perfecto del derecho yanqui Don Larsen en una Serie Mundial, en 1956, frente a los Dodgers. ¡Qué tal si a Halladay se le ocurre agregar otro trabajo de estos en el Clásico, si los Filis, como se cree, vuelven a estar ahí!

Los Filis fueron rápidamente encima del pitcheo de Edinson Volquez, agrediéndolo con cuatro carreras en una entrada y dos tercios. Halladay inspirado, no necesitaba más, y los de Filadelfia se enfriaron frente a los relevistas Travis Wood, Logan Ondrusek y Bill Bray, dedicándose a disfrutar el pitcheo paralizante de Halladay, quien colocó a 11 de los 28 bateadores que enfrentó en cuenta de dos strikes sin bola, en un alarde de control.

Ganan Yanquis
En Minnesota, viniendo desde atrás, los Yanquis que tienen balance de 9-2 contra los Gemelos en series divisionales, derrotaron 6-4 a los Gemelos con un jonrón decisivo de Mark Teixeira sobre pitcheo de Jesse Crain en el inicio del séptimo, quebrando un empate 4-4, posibilitado por un inseguro C. C. Sabathia.

Los Gemelos ganaban 3-0 con un jonrón de Michael Cuddyer, después de cinco entradas con Francisco Liriano amordazando a los Yanquis, pero la tropa de Girardi hizo explosión con una ofensiva de cuatro carreras en el sexto, haciendo girar la pizarra. Sabathia no pudo cabalgar sobre esa ventaja, y forzó el empate con un boleto a Danny Valencia con casa llena.

Teixeira con su estacazo de dos carreras junto al poste derecho, proporcionó una ventaja que fue difícilmente manejable para el pitcheo de cierre de los Yanquis, que hoy usarán al zurdo Andy Pettitte contra Carl Pavano.

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus