•  |
  •  |
  • END

¡Con qué facilidad manejaron los Yanquis a los Gemelos, ayer, para vencerlos 5-2! El zurdo Andy Pettite estuvo mortificando a los de Minnesota a base de esa destreza que se afila lo suficiente con la experiencia, llegando a retirar a 12 en fila; el veterano artillero Lance Berkman, con un par de swings de golf en soleada mañana dominical, adelantó dos veces a los Yanquis, con jonrón y doblete; la defensiva neoyorquina se movió con seguridad, simplificando dificultades; y el rematador especialista en rectas cortadas, Mariano Rivera, sacó rápidamente los últimos tres outs.

Quedó la impresión de que los Yanquis, bateando 12 hits para fabricar esas 5 carreras, ni sudaron, a diferencia de las dificultades por las que atravesaron para imponerse 6-4 en la primera batalla.

Ahora los Gemelos están en el hoyo (0-2), con la serie a ganar tres trasladándose al reluciente estadio de 1,500 millones de dólares que ruge en la frontera del Bronx y Manhattan, y el derecho Phil Hughes con un sorprendente 18-8 y un sospechoso 4.19, enfrentando al zurdo de 27 años Brian Duensing, quien debutó como big leaguer en 2009 y esta temporada registró 10-3 en 13 aperturas con 2.62 en carreras limpias, cobrando solamente 417,500 dólares, equivalente a los viáticos de Vicente Padilla.

El manager de Minnesota, Ron Gardenhire, fue expulsado por protestar un aparente strike a Berkman, que el árbitro Wendelstedt consideró bola, antes del estacazo contra la pared del jardín central que impulsó a Posada. Fallo de apreciación como tantos y tantos, incluyendo el cruce del bate sobre el plato que hizo Michael Young por la tarde, y que en lugar de ser ponchado, quedó con vida por otra equivocación y en la siguiente pitcheada se voló la cerca con dos circulando, en el quinto, asegurando la segunda victoria de los Rangers sobre los Rays 6-0, con pitcheo de dos hits de C. J. Wilson, respaldado por Darren O´Day y Darren Oliver.

Así que, regresando a casa con ventaja de 2-0, Yanquis y Rangers están planeando la lucha por el banderín de la Liga Americana y el pasaporte a la Serie Mundial. En tanto, en ruta hacia la misión “suicida” de retar a los Filis, un certero pitcheo de 14 ponches permitiendo sólo dos hits del derecho Tim Lincecum, permitió a los Gigantes sobrevivir con su pobre bateo para triunfar 1-0 sobre los Bravos de Atlanta y adelantarse en la serie.

Derek Lowe supo responder a la exigencia fajándose con Lincecum, un dos veces consecutivas ganador del Cy Young en la Liga Nacional, pero en el cuarto, el joven catcher Buster Posey abrió con hit, robó segunda mientras Pat Burrell se ponchaba, y sobre ese cojín, en posición anotadora, vio poncharse a Juan Uribe. Con Pablo Sandoval en turno, Bobby Cox ordenó bolearlo, pero Cody Ross con dos bolas sin strike, conectó el hit matador, impulsando la única carrera del juego.

Lincecum cerró ponchando a Jason Heyward y Derrek Lee. Para el segundo duelo, hoy a las 7 y 37 de la noche, los Gigantes piensan utilizar a Matt Cain contra Tommy Hanson.


dplay@ibw.com.ni