•  |
  •  |
  • END

Su estado físico no regresa igual que cuando vino. Fueron 15 días de escuchar el impacto del cuero con su carne, de sentir el dolor del castigo, de noches sin sueño que se volvieron eternas. Así regresa a su país el mexicano Jesús Silvestre, quien sirvió de sparring del ex campeón mundial de las 105 libras AMB, Román ‘Chocolate’ González.

Silvestre es un peleador profesional que tiene registro de 18 victorias y 2 reveses. Su contratación fue motivada por poseer características boxísticas similares a las de quien iba ser el oponente del nicaragüense este 24 de octubre en Japón, el argentino Juan Carlos Revecco, quien se enfermó, y ahora su lugar lo ocupará el azteca Francisco ‘La Chiquita’ Rosas.

“Los primeros días de guanteo fueron terribles, ese ‘Chocolate’ pega muy duro y tritura”, dijo Silvestre, quien hoy regresa a México junto a su preparador físico, Alain González.

En total fueron 36 asaltos de cuatro minutos cada uno, que requirió de la mayor capacidad de absorción y movilidad de Jesús.

“No sólo es el golpeo de ‘Chocolate’, sino su ritmo de pelea, pone presión y tiene unas condiciones impresionantes. Yo creo que al que le pongan va a noquearlo”, declaró.

Es evidente que para su próxima pelea, González lleva claras ventajas, no sólo por las herramientas boxísticas, sino porque su oponente ya es conocido, lo venció por decisión mayoritaria en febrero de 2009 y esta vez irá saludable.

“No sé el nivel de preparación de ‘La Chiquita’ Rosas, pero desde aquí le aconsejo que lleve lo mejor esa noche, porque enfrente tendrá a una fiera llamada ‘Chocolate’, que no lo dejará respirar y le hará mucho daño”, expresa el púgil.

Según el azteca, el golpe en particular que llamó su atención por la forma como lo conecta Román, es su gancho de izquierda.

“Ese cuate sabe cómo bajarte la agresividad y deseos de vencerlo. Cuando te golpea con esa mano es ‘guapo’ (contundente) y después combina arriba, es un gran campeón y creo que reinará en las 108 libras”, concluye Jesús Silvestre.