•  |
  •  |
  • END

Las grandes cifras y el espectacular contrato del zurdo C. C. Sabathia, en ciertos momentos contrastan con la confianza que transmite. ¿Un señor pitcher? Sin duda, pero, ¿es el mejor brazo imaginable para cualquier manager frente a un momento cumbre? Al compararlo con Roy Halladay, Tim Lincecum, Cliff Lee, Félix Hernández y Josh Johnson, eso no es seguro.

Sin embargo, Sabathia (21-7 y fuerte aspirante al Cy Young), el abridor que menos impresionó por los Yanquis en la breve serie contra Minnesota, no estará hoy en Arlington frente a Cliff Lee, el difícilmente descifrable zurdo (6-0 en postemporada y dos veces verdugo de los “Bombarderos” en el último Clásico), sino que cruzará disparos con el también zurdo C. J. Wilson (15-8).

Obviamente, ventaja de Yanquis. Eso sí, cuidado. Si Sabathia falla, los de Nueva York, que se encontrarán en el resplandeciente Yanqui Stadium con “el insoportable” Cliff Lee, quedarán en una situación muy incómoda, necesitando la mayor inspiración del joven tirador derecho Phil Hughes en la segunda batalla.

Durante la temporada, los Yanquis barrieron a los Rangers en abril, pero dos de los abridores de Texas en esa serie, Scott Feldman y Rich Harden, no fueron incluidos en el roster postemporada; y cuando en septiembre la tropa de Girardi fue barrida por la de Ron Washington, tanto Sabathia, como Hughes y Pettitte, no fueron utilizados. Así que ese contraste no sirve como pauta para esta serie a siete juegos.

Según el interesante informe publicado por el New York Times, Sabathia no lanza en Arlington desde 2008, pero ha logrado mantener a raya al temible bateo central de los Rangers: Nelson Cruz de 5-0 con tres ponches, Hamilton de 10-1 con cuatro kaes, y Vladimir Guerrero de 17-3, agregando a Bengie Molina de 19-1. ¿Qué les parece?

Ojo, Alex Rodríguez, el cuarto bate yanqui, sólo conecta un hit contra C. J. Wilson en 13 turnos. Neutralizar a Rodríguez es una de las claves de Texas, mientras los de Nueva York tratarán de evitar retar dos veces a Cliff Lee.

El manager Joe Girardi tiene programado a Burnett para el juego cuatro, después de Hughes y Pettitte, y por Texas, Lee estaría lanzando el tercero y el séptimo, si la lucha se extiende al máximo. Detrás de Wilson, está listo Colby Lewis para el segundo duelo.

¿Y que hay del relevo de cierre? Evidentemente, Mariano Rivera no es el pitcher mortífero en los remates que durante tanto tiempo hemos visto, y Neftalí Feliz, muy joven todavía, está viendo crecer sus colmillos.

Este año frente a Texas el panameño Rivera estuvo fatal. Consideren el balance de 0-2 con 7.36 en carreras limpias y una posibilidad de salvamento malograda. Su bola cortada, fue muy bien leída por los bateadores de los Rangers.

Claro, pese a eso, Rivera sigue siendo confiable, para Girardi y para todos.