•  |
  •  |
  • END

El mexicano Francisco “Chiquita” Rosas y el ex monarca de las 105 libras de la AMB, Román “Chocolate” González se conocen lo suficientemente como para hacer cálculos de cuál podría ser el resultado de su enfrentamiento el próximo 24 de octubre en Japón, ahora con el título interino de las 108 libras de la AMB en juego.

El primer combate entre estos pequeños acorazados fue dramático para ambos. Román aún lo recuerda como el más difícil que ha vivido por los problemas estomacales que sufrió antes, durante y después del combate, pero aun así ganó por decisión mayoritaria en México.

Para Rosas también fue una experiencia complicada. “Sólo una vez en mi carrera había peleado en 105 libras, el resto lo he hecho en 108 o más.

Pensé que no sería problema bajar tres libras, y claro, como era por título valía la pena. Jamás imaginé que sacrificar esas libras fue lo que me hizo perder la pelea”, dijo Rosas por la línea telefónica desde el Hotel Ramada en el Distrito Federal.

“Lo mejor para esta pelea es que no voy a sacrificarme, pelearé en mi peso y no habrá excusa, es mi oportunidad de ganar el título y no pienso echarla a perder…
Lo siento si no digo más, pero no soy de los que me gusta hablar mucho, sólo hablo en el ring con mis guantes en mano, ahí se va a saber quién es el mejor”, agregó el mexicano.

“Aquella vez me hizo falta cerrar duro los últimos dos rounds para ganar, si hubiera sido así, otra sería la historia de la pelea.

No pude hacerlo porque ya no daba más, trabajé demasiado antes de la pelea, entrené extra, comí poco, demasiada dieta para dar el peso y así no podía rendir con un rival que pega duro y tan exigente como Román; no estaba en mi mejor forma. Ahora será diferente, verán al verdadero Rosas”, concluyó.