•  |
  •  |
  • END

Matt Cain, un pitcher de 13-11 con 3.14 en la temporada, amarró a los temidos Filis, limitándolos a dos hits sin carrera en siete entradas, mientras el encendido Cody Ross los golpeaba con un hit impulsador en el cuarto inning, quebrando el dominio inicial de Cole Hamels, y los Gigantes saltaron al frente en la serie por el banderín de la Liga Nacional, ganando el tercer duelo 3 por 0.

Hit productivo de Aubrey Huff, y un error de Chase Utley que facilitó la tercera anotación de los Gigantes en el quinto, establecieron la diferencia definitiva, con Cain y los relevistas Javier López y Brian Wilson, terminando de apretar cuellos a los bateadores de Filadelfia.

Cain, quien en la serie divisional sólo permitió una carrera sucia a los Bravos en seis episodios y dos tercios, durante un juego en que los Gigantes malograron una ventaja de 4-0, perdiéndolo en extrainnings, ponchó a cinco y cedió tres boletos, mientras Ross, sacado de los Marlins a tiempo, bateador de tres jonrones en las dos primeras batallas, utilizó el swing corto para asestar la estocada que hizo vulnerable el pitcheo de Hamels.

Así que el favoritismo de los Filis, previamente tan amplio como el de Goliat ante David o el del Cíclope contra Ulises, se encuentra tambaleándose, necesitando que el derecho Joe Blanton, limitado a 9 victorias en 28 inicios este año durante la campaña, consiga algo de la sabiduría que le sobra a Roy Halladay, y pueda ser una fotocopia de Roy Oswalt, para evitar que los de Filadelfia amanezcan en las puertas del cementerio, dependiendo de una milagrosa resurrección.

Estrangulado por la presión del riesgo, el timonel Charlie Manuel, podría conversar con Halladay en el desayuno, preguntándole como se siente para lanzar hoy.

No sorprende la eficacia del pitcheo de los Gigantes, líderes de la Liga con 3.36, superando el 3.39 de los eliminados Padres, y el 3.56 de los también descartados Bravos, pero sí, es rara la discreta agresividad de los Filis, sujetados entre algunos truenos por Lincecum en el primer juego, y borrados por Cain ayer, sin vuelacercas en los recientes dos juegos.

Uno se pregunta: ¿es éste el equipo que metía miedo al revés y al derecho revisando su armamento?. Sí lo es, y pienso que pese a ese sumergimiento de ayer, lo sigue siendo.

Después de perder 6-1 el segundo juego, el manager de los Gigantes, Bruce Bochy, realizó cambios que resultaron acertados, colocando a Edgar Rentería como lead-off por Andrés Torres quien se ponchó cuatro veces el domingo, utilizando a Aaron Rowand como jardinero central y moviendo a Ross como quinto bate. Rentería y Rowand anotaron carreras y Ross empujó la primera del juego.

El abridor de los Gigantes hoy será el tirador zurdo de 21 años, Madison Bumgarner, ganador del juego decisivo contra Atlanta, con balance de 7-6 y 3.00 en carreras limpias. Atravesando por horas desesperadas, los Filis intentarán hacer valer su poder y regresar al frente en los vaticinios agrietados.


dplay@ibw.com.ni