•  |
  •  |
  • END

El próximo domingo 24 de octubre en horas de la madrugada, dos púgiles nicaragüenses saltarán al ring en busca de la victoria. Cada uno con un nivel de dificultad diferente, pero con sólidas pretensiones para colocar a Nicaragua en la cúspide en el país oriental.

Román ‘Chocolate’ González y José ‘Quiebra Jìcara’ Alfaro, cumplen con los últimos detalles de su preparación para enfrentar a sus respectivos rivales, el mexicano Francisco ‘Chiquita’ Rosas, 21 (12 KO)-7-2, y el japonés Yoshihiro Kamegai, 16 (14 KO)-0.

“Tanto Román como Alfaro andan muy bien con el peso, no tendrán ningún problema por la preparación que tuvieron en Managua. Ellos están fuerte y optimistas para salir con los brazos en alto”, declaró Arnulfo Obando, entrenador que está a cargo de ambos púgiles, mientras llega a Japón Gustavo Herrera, quien hoy partió junto Fernando Sánchez y la esposa de Román, Raquel Doña.

Ayer ambos peleadores sostuvieron una rueda de prensa, pero principalmente los cañones estuvieron dirigidos hacia ‘Chocolate’, quien ha sembrado mucho respeto en el país asiático y por supuesto admiración por su estilo de boxeo.

“Es cierto que la pelea es una categoría superior a la que hizo el año pasado contra Rosas, pero quiero decirte que el golpeo de Román es más contundente en 108 libras que las 105. Sigo considerando que el combate puede terminarse por nocaut”, admite Obando.

Tanto ‘Chocolate’ como Rosas ya cruzaron miradas y se dieron un apretón de manos, porque el hecho de ser adversarios no los convierte en enemigos. Además, en México confraternizaron antes y después de su pelea.

Según Arnulfo, González terminó ayer por debajo de las 110 libras, pero después de una nutritiva cena se fue a la cama en 112. Por su parte Alfaro se mantiene en 147, sólo cuatro encima del tonelaje pactado.