•  |
  •  |
  • END

Este Real Madrid con personalidad, juego fluido, contundencia y firme presencia en todos los sectores de la cancha, presiona con tanta insistencia que casi no hay forma de contragolpearlo. Lo comprobó el esforzado Milán, liquidado en dos minutos por el tiro libre rompe-barrera de Cristiano Ronaldo, y la carambola lograda por Ozil, haciendo rebotar una pelota que siguió hasta las redes, en la cabeza de Bonera, provocando un mortal cambio de dirección que inutilizó al arquero Marco Amelia.

Después de esas estocadas en los minutos 13 y 14, el Madrid no volvió a llegar a las redes, pero no tuvo necesidad, pese a que el Milán manejó dos grandes opciones: el cañonazo de Pirlo sacado de la escuadra superior izquierda por un manotazo milagroso de Casillas, y el disparo desviado de Seedorf con la zurda, disponiendo de tiempo y espacio a su favor.

La vocación ofensiva del Madrid, no decreció en ningún instante. Lo fundamental fue controlar el mediocampo anticipando y cortando a Ronaldinho, manteniendo desconectado a Pirlo, neutralizando a Gatusso y quitándole capacidad de progresión a Seedorf.. Al funcionar esto, y con Ibrahimovic sin poder movilizarse con la pelota, Pato se vio desarmado.

Nada que ver este Milán, sin el aporte del brasileño Tiago Silva y sin el arquero Abbiati, con el que mostró excelente entendimiento frente al Chievo, capaz de proponer variantes y llegar constantemente. El oficio de la defensa del Madrid, con Pepe y Carvalho por el centro, y Arbeloa con Marcelo, controlando las bandas, prevaleció tanto, que Pato no se hizo notar, y Robinho entró para pasar desapercibido.

No fue ninguna genialidad de Mourinho el planteo del Real, equipo agresivo ya establecido y con la coordinación necesaria. Cada día hay un mejor conocimiento entre ellos, y no ceden ni un centímetro.

El accionar de Di María es muy incidente, así como el manejo de los hilos por parte de Xabi Alonso, la solidez de Khedira y la facilidad para maniobrar y responder como enlace de Ozil. Agreguen lo desequilibrante que es Cristiano Ronaldo, y esa amenaza que garantiza Higuaín.

Se observó una clara diferencia entre este Madrid tan bien armado y un Milán que no termina de conseguir el funcionamiento deseado. Con 9 puntos en tres juegos, el Real encabeza el Grupo G, en tanto el Ajax de Holanda, derrotó al Auxerre francés y se niveló con el herido Milán.

En otros juegos de esta Champions, el Chelsea, superó 2-0 al Spartak y lo empujó tres puntos atrás en el Grupo F, mientras el Arsenal doblegaba 5-1 al Shaktar, el Marsella 2-1 al Zilina, el Bayern 3-1 al Cluj, y el Roma caía 3-1 ante el Basilea.