•  |
  •  |
  • END

A sus 33 años, Orlando Suárez no imaginaba que en su debut con la Selección Nacional, sería el abridor del primer juego de Nicaragua en la Copa Intercontinental de béisbol, que se enfrentará a Japón mañana sábado a partir de las 5 de la mañana en nuestro territorio.

Suárez viene de una destacada campaña en el Pomares, por lo que los miembros de Feniba lo incluyeron en el equipo. “Estoy preparado mentalmente para trabajar. No tenía pensado ser el abridor del primer juego, pero trataré de disfrutarlo, de aprovechar y hacer todo lo posible para ver si se trae la victoria”, le dijo Orlando al colega Carlos Alfaro, de la Nueva Radio Ya.

El diestro señaló que hará todo lo posible para controlar a los japoneses, con su pitcheo acostumbrado, rectas pegadas, sinker, de vez en cuando curvas. No tiene nociones del nivel de juego de los japoneses, que tienen edad promedio menor de 25 años.

A Japón se le ganó el año pasado en Croacia, en el Mundial, pero es el único triunfo en tres duelos sostenidos en el nuevo siglo. En el Mundial de 2005, nos ganaron 11x3 y 8x1, descifrando a Julio Ráudez y Olman Rostrán.

En las Copas los hemos enfrentado 16 veces y sólo se les ha ganado dos. En 1987 se les ganó con 4x2 con pitcheo combinado de Manuel Cerda y Félix Moya, y la otra fue en 1997 en Barcelona, por 3x2, con Francisco Rayo, respaldado por jonrones de Freddy García y Próspero González.

La rotación de pitcheo se determinará de acuerdo al scouteo que se haga este sábado a los equipos de Holanda e Italia, que jugarán antes de Nicaragua. Mario Peña y Carlos Pérez Estrella son los candidatos para abrir en esos juegos.

Hasta hoy se conocerá la posible alineación, aunque a la defensa es seguro que vayan Esteban Ramírez, Mark Joseph y Justo Rivas defendiendo los bosques, y Juan Carlos Urbina como designado.

Para el cuadro interior se trabaja con Juan Blandón de receptor, Johnatan Loáisiga en la incial, Dwaine Fox en segunda base, Edgard Montiel en la antesala y Marvin Martínez en las paradas cortas, aunque no deben perder de vista el aporte que pueda dar Marbel Córdoba.