•   SAN FRANCISCO  |
  •  |
  •  |
  • END

Una sola entrada mala de Tim Lincecum fue suficiente para impedir que los Gigantes celebraran la conquista del banderín de la Liga Nacional en la misma bahía de San Francisco.

Ahora los Gigantes cruzaron Estados Unidos volando y deben ganar esta tarde (2 pm) en Filadelfia si desean llegar a la Serie Mundial por cuarta ocasión desde que se mudaron de Nueva York en 1958.

Lincecum permitió tres carreras en el tercer inning con el inconveniente también de un error de Aubrey Huff, y los Gigantes perdieron el jueves por 4-2 ante los Filis de Filadelfia el quinto partido de la serie por el campeonato de la Liga Nacional.

“Obviamente queríamos terminar aquí ante la afición local”, dijo Lincecum. “Hay que aprovechar las oportunidades que se tienen. El sábado es otro día”.

Los Gigantes siguen adelante 3-2 en la serie a siete encuentros, pero desaprovecharon su oportunidad de amarrar una serie de postemporada en casa. La vez anterior que tuvieron esa oportunidad tampoco la aprovecharon y perdieron 1-0 con los Yanquis de Nueva York en el séptimo partido de la Serie Mundial de 1962.

No tuvieron la posibilidad de recuperarse de ese revés, que acosa a San Francisco casi cinco décadas después, aunque el equipo sigue esperanzado en conquistar su primer título de Serie Mundial en el norte de California.

Los Gigantes tendrán dos oportunidades de reponerse de esta derrota con el boricua Jonathan Sánchez que está programado para el sexto partido contra Roy Oswalt. Matt Cain, que no ha permitido carrera en dos aperturas de postemporada, espera para el séptimo encuentro, de ser necesario.

San Francisco tenía la esperanza de evitarse otro largo vuelo hacia el oriente, pues prefería descansar en casa para el primer partido de la Serie Mundial, el miércoles próximo. En esta serie ya ganaron una vez en Filadelfia; ahora tendrán que volver a hacerlo.

“Ganar allá o aquí es lo mismo, nosotros solamente queremos esa victoria”, expresó Lincecum. “Ahora tenemos confianza en que podemos regresar y llevarnos otra vez uno de dos”.

En el estadio había un ambiente de celebración desde antes de que comenzara el juego. Los aficionados de los Gigantes esperaban que su as de pelo largo pudiera despachar a los Filis, dos veces campeones defensores de la Nacional.

Lincecum lanzó como el dos veces ganador del Premio Cy Young de la Liga Nacional que es en sus dos primeras aperturas de playoffs. Blanqueó a Atlanta en el primer juego de la serie divisional y derrotó al también ganador del Cy Young, Roy Halladay, en el primero de esta ronda.

En siete innings, Lincecum toleró tres carreras, dos limpias, y cuatro imparables. Se apuntó siete ponches, incluyendo tres a Ryan Howard.

Los 29 ponches de Lincecum en sus tres primeras aperturas en postemporada son los mismos de Sandy Koufax. Ambos ocupan el segundo lugar de todos los tiempos, con dos menos que el récord de Bob Gibson.