•   Licey.com SANTO DOMINGO  |
  •  |
  •  |
  • END

Jugar en la Liga de Verano de República Dominicana parte de la temporada de 2004 y la de 2005 completa, más el constante interactuar con jugadores nativos, es lo que ha motivado a Everth Cabrera a participar en la liga invernal local.

Inclusive, el shortstop nicaragüense estuvo a punto de jugar para las Águilas Cibaeñas en la temporada 2009-10, pero su organización de Grandes Ligas, Padres de San Diego, no se lo permitió por la gran cantidad de partidos que disputó en el verano previo y por las muchas lesiones que ha sufrido.

Esas lesiones y la llegada de Miguel Tejada a San Diego limitaron su accionar este año en las Mayores y fueron la clave para que el conjunto de la Liga Nacional le diera el sí para integrarse como refuerzo de los Tigres del Licey.

“Me gusta jugar aquí, porque me puede ayudar mucho, ya que es una pelota de Grandes Ligas y, además, quiero ayudar al Licey”, apuntó Cabrera antes del partido inaugural del campeonato 2010-11.

“Quiero aprender a batear más en sentido general, aprender a meterme en conteo (profundo), que es mi trabajo”, dijo el bateador de ambos lados del plato, 5-10 de estatura, 175 libras y 24 años.

El veloz parador en corto dijo tener la intención de conducir al Glorioso a ganar el campeonato, pero no sabe por cuánto tiempo San Diego le permitirá permanecer en el torneo.

Cabrera no figuró en la alineación de apertura del torneo, sin embargo, abrió la séptima entrada como bateador emergente por el intermedista Bernie Castro y pegó sencillo al prado izquierdo. Luego robó la segunda y anotó.

El verano pasado actuó en tres niveles del béisbol organizado de Estados Unidos.

Con el equipo grande de Los Padres, Cabrera bateó .208 con un jonrón y 22 impulsadas en 212 turnos y 76 partidos. Entre Triple A y Clase A alta, combinó 11 partidos, 41 turnos y average en bateo de .268.