•   Por Chris Haft / MLB.com /SAN FRANCISCO -  |
  •  |
  •  |
  • END

Los Gigantes se han ganado una oportunidad de oro, una que les garantizará la inmortalidad en la historia de la franquicia si la saben aprovechar.

Éste es un equipo que si bien vive de la gloria de su pasado, también ese pasado lo atormenta. Por la mayor parte de la década de los 60, el roster del club contaba con figuras como Willie Mays, Willie McCovey, el boricua Orlando Cepeda y el dominicano Juan Marichal, además de Gaylord Perry. A pesar de ello, los Gigantes ganaron solamente un banderín de su división durante esa década (1962) y finalizaron en segundo lugar por cinco años consecutivos (1965-69).

Desde esa era, los Gigantes habían llegado a la Serie Mundial solamente dos veces, en 1989 y 2002. El corazón del line up de aquel equipo de 1989 estaba integrado por Will Clark, Kevin Mitchell y Matt Williams, un núcleo que brevemente asemejó aquel de Mays, McCovey y Cepeda, y el club del 2001 tenía a Barry Bonds, el Babe Ruth de su era.

Los Gigantes, quienes enfrentarán a los Rangers de Texas en la Serie Mundial a partir de este miércoles, no cuenta con ninguna figura que se le acerque a la talla de los jugadores antes mencionados -aunque el receptor novato Buster Posey parece ser una estrella en proceso y su rotación, encabezada por Tim Lincecum y Matt Cain, es una de las mejores que los Gigantes hayan tenido desde que se mudaron a la Costa Oeste en 1958.

Estos Gigantes ocuparon el noveno lugar en carreras anotadas y batearon para más doble plays que cualquier otro equipo en la Liga Nacional, mientras que ninguno de sus bateadores estuvo entre los primeros cinco lugares de las categorías ofensivas más importantes. Entonces, ¿cuál fue la clave para llegar a la Serie Mundial para tratar de ganarla por primera vez desde 1954?

Primero, no hay que subestimar al pitcheo de estos Gigantes. El gerente general, Brian Sabean, destacó la calidad de su staff de pitcheo y de paso minimizó las críticas en contra de su ofensiva.

"Algo que me molesta un poco y lo digo con respeto: Merecemos estar aquí porque lanzamos realmente bien", manifestó Sabean. "Todo mundo dice que los Filis no batearon. Pero no batearon porque nuestro pitcheo los dominó. Esa es la razón por la que ganamos la serie".

El taponero Brian Wilson dijo que los Gigantes se destacan por su labor en equipo, no por el análisis de sus estadísticas individuales.

"Si ves lo que cada uno de nuestros jugadores hizo te darás cuenta que fue clave para que ahora estemos aquí", destacó.