•  |
  •  |
  • END

Por ahora, el cuello de los Rangers ha dejado de traquetear. La urgente victoria conseguida anoche por 4-2 con jonrones restaura-ilusiones de Mitch Moreland con dos a bordo y Josh Hamilton, respaldando un buen pitcheo de Colby Lewis, les ha permitido aflojar el nudo de la soga que los estaba ahogando, mientras producía un ruido escalofriante. Hoy, tratarán de seguir saliendo del hoyo con Tommy Hunter enfrentando a Madison Bumgarner en una batalla terriblemente incierta.

Los Gigantes, que parecían estar rodeados de telarañas y reducidos a polvo, perdiendo 4 por 0, reaccionaron con jonrones de Cody Ross y Andrés Torres en los innings siete y ocho y volvieron a ejercer presión en el cierre del juego, pero Darren O´Day sujetó el peligroso bate de Buster Posey con dos circulando, sacando el out más importante del juego.

Estando a la orilla de un ataúd abierto, los Rangers atacaron rápidamente. Con dos outs y dos a bordo en el cierre del segundo inning, no se esperaba que Mitch Moreland tronara. La inutilidad del bateo de Texas con hombres en posición anotadora, había sido tan decepcionante en esta Serie Mundial, como los intentos de establecer una democracia representativa en este país, así que Moreland, en cuenta de 2 y 2, después de cinco faules, no transmitía confianza. Pero su swing sobre un lanzamiento a la rodilla de Jonathan Sánchez trazó una estocada precisa, lo necesariamente violenta y la pelota viajó hacia las tribunas derechas impulsando a Nelson Cruz y Bengie Molina.

Era muy temprano para considerar suficiente esa ventaja de 3 por 0, pero Colby Lewis, con un pitcheo dominante, comenzó a darle más significado inning tras inning, recibiendo otra palmada en su espalda, con el jonrón solitario de Josh Hamilton en el quinto después de un relampagueante y oportuno doble play realizado entre Uribe, Sánchez con excelente pivote, y Huff.

Con el 4-0 brillando intensamente en la pizarra, Lewis que sólo había permitido tres hits en seis entradas, fue estremecido por un jonrón de Cody Ross encima de la pared del jardín central. Eh, los Gigantes estaban en movimiento 4-1 con dos bateadas pendientes, recordándonos que tanto en el primero como en el segundo juego se habían desbordado en dos grandes entradas de 6 y 7 carreras, de manera que los Rangers deberían estar muy atentos para evitar un derrumbe de última hora.

El jonrón de Andrés Torres con un out, estrechando la distancia 4-2, obligó a 50 mil pares de manos, a sostener cabezas preocupadas en el octavo inning. Un batazo provoca-infarto de Freddy Sánchez hacia el left fielder, fue fildeado difícilmente por Nelson Cruz, y cuando Lewis golpeó a Huff, le quitaron la bola y llamaron a O´Day para fajarse con Buster Posey. Roletazo al short con 3 y 2, terminó con el sufrimiento de la multitud, y en el noveno, entró en acción ese pistolero “marca” Doc Holliday que es el dominicano Neftalí Feliz, garantizando la victoria con un scone que incluyó ponches a Burrell y Uribe.

Los Rangers viven aunque continúan atrás.


dplay@ibw.com.ni