•  |
  •  |
  • END

Cliff Lee es un caso raro. Cada equipo en el que ha militado durante las últimas dos temporadas, satisfecho con su rendimiento, puede recomendarlo a cualquier otro como un auténtico “as de espadas”, pero lo han soltado de diferentes formas: Indios de Cleveland, Filis de Filadelfia y Marineros de Seattle. El más reciente, Rangers de Texas, quisiera retenerlo, pero enfrenta problemas, no propiamente con el aspecto salarial, aunque obviamente eso es grueso y necesario de ser sometido a discusión, sino con el interés del lanzador por continuar con la franquicia
El zurdo, ganador de CyYoung con los Indios, gran baluarte de los Filis en la postemporada de 2009, y de los Rangers en la de 2010, podría estar atraído por la posibilidad de volver a juntar esfuerzos con C. C. Sabathia, ahora desde la colina de los Yanquis, que tienen el mayor poderío económico en el planeta.

¿Qué equipo no quisiera tener la escopeta de Lee? Quizás los Gigantes, confiando en ese material que disponen encabezado por Tim Lincecum; los Filis con tres grandes abridores como son Halladay, Oswalt y Hamels; y los Medias Rojas si Beckett, Lackey, Lester, Matzuzaka y Buchholz se mantienen saludables. Los otros 27 equipos, lo necesitan, pero ¿cuántos tienen el dinero suficiente para hacerle ofertas tentadoras?.

Los Rangers dan la impresión de estar en plan de retar a los Yanquis, pero un arreglo de unas cinco temporadas por 100 millones, con este zurdo de 32 años, tiene que ser considerado muy fuerte. Probablemente no para los Yanquis, aunque de mantener a los veteranos Derek Jeter y Mariano Rivera -35 millones entre ellos-, más lo que se invierte en Alex Rodríguez, podrían pagar en multa, más de lo que gastan los Piratas en su planilla.

La pregunta que simplifica los cálculos es : ¿cuántos equipos pueden contratar a Lee?. Eso recorta su cacería. Incluso los Rays de Tampa, que probablemente no puedan conservar a Carl Crawford y corren el riesgo de debilitar su bullpen si pierden al preparador Joaquín Benoit y al cerrador Rafael Soriano, quien salvó 45 juegos, difícilmente se atreverían en buscar a Lee.

Los Yanquis, con Pettite circulando por una curva peligrosa de desgaste y ningún otro brazo consistente detrás de Sabathia, lo necesitan con urgencia, y le ofrecen suficiente apoyo ofensivo y defensivo para poder ser un ganador de 20 juegos, sin alardear.

Los Dodgers, que siempre registran grandes asistencias y son muy notorios, tienen rato de no contar con un verdadero líder de staff, problema que Lee resolvería, y con Lilly, Billingsley y Kershawfuncionando, crecerían mucho como aspirantes al banderín del Oeste y como rivales de envergadura en los Play Offs.

El aporte de Lee, desde el inicio de la temporada, sobre todo si se le garantiza buen respaldo, tiene un gran significado para cualquier equipo competidor, en estos momentos en que la escasez de abridores, carcome posibilidades.

¡Ah, si los Gigantes no le estuvieran pagando todavía 126 millones a Barry Zito, se atreverían! ¿Se imaginan la fórmula Lincecum-Lee?. Por favor recuerden a Sandy Koufax y Don Drysdale.


dplay@ibw.com.ni