•   Houston/EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Pocos partidos, pero grandes emociones y resultados sorpresa, como las derrotas de Los Ángeles Lakers y Miami Heat, se registraron en la última jornada de la NBA, en la que el escolta Kobe Bryant firmó otra marca histórica individual.

Los Lakers habían llegado al Pepsi Center, de Denver, con la confianza de alargar su condición de invictos a nueve partidos, pero se encontraron con un juego veloz e inspirado en el ataque de los Nuggets, que terminaron imponiéndose por 118-112 a los actuales campeones de liga.

Ya sólo quedan los sorprendentes Hornets de Nueva Orleans como el único equipo de la NBA que no conoce la derrota.

Los Lakers (8-1) encajaron la primera después de ver cómo el alero Carmelo Anthony lideró el ataque de los Nuggets con 32 puntos y 13 rebotes.

Esta vez Bryant, aunque anotó 34 puntos (11-32, 3-10 y 9-13), no estuvo inspirado en el ataque y tampoco el doble-doble del ala-pívot español Pau Gasol (17 puntos y 20 rebotes) se pudo transformar en un triunfo para el equipo.

Para Bryant la gran compensación del partido estuvo en el apartado individual, al convertirse en el jugador más joven en la historia de la NBA que llega a los 26,000 puntos.

Bryant, de 32 años y 80 días, anotó la canasta de la marca a 49 segundos de haber comenzado el tercer periodo al acertar un tiro en suspensión.

El escolta de los Lakers superó al legendario Wilt Chamberlain, que cuando consiguió los 26,000 puntos tenía la edad de 32 años y 114 días.

La luna de miel se acabó para las estrellas de los "Beach Boys" del Heat, después de por tercer partido en los últimos cuatro que han disputado no pudieran superar a un rival de calidad, como fueron los Celtics de Boston, que les ganaron 107-112.

El partido, que se presentaba como la "revancha" de la derrota (88-80) que sufrió Miami en el partido inaugural disputado en el TD Garden de Boston, se convirtió en otra pesadilla para el trío formado por el alero LeBron James, el escolta Dwyane Wade y el ala-pívot Chris Bosh.