•  |
  •  |
  • END

El Año del Pitcher debería generar un fuerte debate en cuanto a quién merece el Cy Young por la Liga Nacional. Tim Lincecum, Roy Halladay, Ubaldo Jiménez o Adam Wainwright.

Roy Halladay de los Filis, quien lideró la liga en victorias, lanzó un juego perfecto y le siguió con un juego sin hit ni carrera en su primera aparición en postemporada, un triunfo por 4-0 sobre los Rojos en el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Nacional. Desafortunadamente para Halladay, todos los votos fueron hechos justo antes de arrancar la postemporada, por lo que ese juego no ayudará a su causa. Y en un grupo de candidatos tan concurrido como el de este año, cada pequeño logro pudiera contar.

Adam Wainwright de los Cardenales ocupó el segundo lugar en la liga en triunfos y promedio de efectividad, y el dos veces ganador del Cy Young en las últimas dos temporadas, Tim Lincecum de los Gigantes, fue el líder en ponches.

El lanzador dominicano de los Rockies, Ubaldo Jiménez, tuvo una temporada para el recuerdo, registrando su primer juego sin hit ni carrera, y estuvo entre los líderes de la liga en victorias, ponches y efectividad.

Todos los cuatro serpentineros hicieron los méritos para llevarse el trofeo Cy Young, el cual ha sido entregado a un lanzador del Este de la Liga Nacional en cada una de las últimas cuatro campañas y en nueve de las últimas once. El ganador será anunciado hoy por la tarde.

Halladay, ganador de 21 juegos y receptor del trofeo Cy Young por la Liga Americana en 2003 cuando jugaba para Toronto, y Wainwright, quien se apuntó 20 victorias, fueron los únicos pitchers con esa cifra en el Viejo Circuito, registrando promedio de efectividad casi idénticos en 33 salidas. Pero Halladay, quien encabezó las Grandes Ligas con nueve juegos completos, incluyendo cuatro blanqueadas, lanzó 20.1 más entradas que Wainwright.

Lincecum ganó 16 juegos y ocupó el 19no lugar en la liga en efectividad con 3.43, pero aún así fue uno de los lanzadores más temidos en el juego y cerró el año de manera formidable. Se convertiría en el primer pitcher en ganar tres trofeos Cy Young consecutivos en la Liga Nacional desde que Randy Johnson ganó cuatro seguidos con Arizona de 1999-2002.