•  |
  •  |
  • END

Sí, sus disparos lucieron tan inalcanzables como las mismas estrellas. Ayer el derecho Armando Hernández (3-0) mantuvo a raya a los artilleros Orientales, para que los Tigres sellaran una victoria por blanqueada de 4-0 en el estadio Efraín Tijerino de Chinandega, destacando el tercer jonrón del canadiense Shawn Bowman.

Hernández lució inmenso en la colina durante 6.0 entradas de 3 imparables, combinando sus envíos y con la precisión necesaria para controlar a los bateadores de Granada, que esta vez recibieron un poco de la medicina que el martes inyectó el dominicano Rodney Rodríguez a los Tigres.

El triunfo de los felinos los mantiene en la primera posición con registro de 11-4, mientras los sultanecos siguen sumergidos en el pantano del último lugar con 5-10.

Los Tigres agredieron desde el despegue al abridor y perdedor, Melvin Cuevas (1-1), mediante boleto a Ernesto Garay, imparable de Jimmy González lo puso en la antesala y fly de sacrificio de Shawn Bowman lo remolcó.

El segundo dardo envenenado de Chinandega llegó en el quinto inning, producto de metrallazos de Ronald Garth, quien anotó posteriormente, de Oscar Macías y doblete remolcador de Garay.

Las carreras tres y cuatro de los Tigres se marcaron en el sexto con el tercer vuelacerca de Bowman entre el jardín derecho y central con Jimmy en circulación.

Por Chinandega trabajaron en faena de relevo Carlos Morla 2 entradas sólidas y cerró Boanerges Espinoza. Por los Orientales José Luis Sáenz apareció en el sexto capítulo y mantuvo la casa en orden, aunque el daño ya estaba hecho.