• |
  • |
  • END

Hablar con el bicampeón mundial, Ricardo “Finito” López te brinda fácilmente una idea clara del por qué fue el mejor boxeador de los pesos mínimos por más de 15 años. Es un hombre con mucho dominio del boxeo, culto, lee muchísimo, da la impresión que no es un presumido, que tiene los pies bien puestos sobre la tierra y como él mismo lo dice, “no tengo problemas con el dinero, porque todo lo que gané, lo ahorré para no pasar apuros en estos años”.

Pero a sus 45 años, no es que Finito esté sin hacer nada, por el contrario tiene muchas metas por cumplir fuera del ring como comentarista de televisión y brindando charlas a los que quieran escuchar su experiencia de cómo hizo su carrera en el boxeo sin perder su vida entre vicios y lograr el éxito a pesar de vivir en un país difícil como México.

“Un consejo no requerido es agresión, manifiesta, únicamente llego a las charlas a hablar sobre mi experiencia de cómo llegué a ser campeón en medio de tanta envidia, algo que ocurre en muchos lugares del mundo”, explica López, quien precisamente brindará una charla en la 89 Convención Anual de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) que arranca hoy en el país.

El mexicano llegó ayer a Nicaragua y habló con EL NUEVO DIARIO sobre qué significó enfrentarse al bicampeón mundial, Rosendo Álvarez, en la pelea que lo dejó con los pies para arriba en la Arena México frente a su público, lo impresionado que lo tiene Román “Chocolate” González y las genialidades del ocho veces campeón, Manny Pacquiao, entre otras cosas.

¿Quién fue el boxeador más difícil al que enfrentó?

Rosendo Álvarez fue sin duda el rival más difícil que tuve en toda mi carrera, peleador fuerte, de pegada durísima, nunca lo cortaron, resistente como son los nicaragüenses. Me mandó a la lona, empatamos una pelea con sabor a derrota para mí porque estaba en mi casa, caí humillado, sin duda ha sido el boxeador más duro que he tenido, me hizo prepararme mejor para la revancha y la pelea fue dura.

En esa revancha tuvo bastantes problemas con el peso, no lo dio, después subió como seis kilos arriba, no se preparó, le pegaba duro pero no lo podía mover, pero gané por una decisión dividida. Siempre cuando hablo de Rosendo digo que no perdí porque Dios es grande pero cualquier cosa que pasara en esa primera pelea yo no me hubiera molestado. Para mí le daban la pelea y sólo sería un motivo más para prepararme más duro.

A propósito que ya vio a “Chocolatito” y peleó contra Rosendo, es bueno saber su opinión sobre ¿cuál es más difícil de vencer?
Nunca las comparaciones son buenas, ni serán. Pero a los seres humanos les gusta hacerlas, más a los medios. Para mí la forma de pelear que tenía Rosendo era estupenda, jamás lo cortaron, duro de la cara, terminaba limpio y fresco. Su problemática es que perdió el suelo, cayó en algunas adicciones como el alcohol y dejó de entrenar, de prepararse y vino la debacle. Él pudo haber dado mucho más pero él fue su problema.

“Chocolatito” es un boxeador que tiene muchos recursos, boxea y ya me convenció que puede llegar a niveles que ni él mismo se imagina, pero hay que verlo en el transcurso del tiempo. Hacer una comparación no es bueno. Yo quisiera que “Chocolatito” lograra mucho más que Rosendo pero eso se va a ver en el tiempo. Hace cuatro meses murió un escritor portugués, José Saramago, premio nobel en literatura, en el Ensayo de La Ceguera dice Saramago “que nadie sabe hasta dónde puede llegar en el éxito ya que el camino se va descubriendo con el trabajo”. Yo estoy de acuerdo, “Chocolatito” no se sabrá hasta dónde va a llegar, pero la única manera de saberlo es trabajar duro diario.

¿Qué le parece lo que ha hecho Manny Pacquiao?

Es un peleadorazo. Ha subido de divisiones y resuelve, aunque yo sinceramente, en la segunda pelea contra Juan Manuel Márquez no lo vi ganar. Pero es un peleadorazo, zurdo, difícil, rapidísimo, llega bien preparado, muy creyente, disciplinado. Aunque todo tiene un principio y un fin. Las peleas no son de nombres sino de estilos, esta pelea con Margarito se le presentó a Pacquiao un boxeador lento, allí lo andaba siguiendo, muy limitado. Siempre hay uno mejor que otro pero Margarito no era para Pacquiao.

Quizá una pelea con Juan Manuel Márquez sería importante, a Floyd Mayweather lo veo muy pesado para Manny. Creo que con el estilo de Floyd, mi punto de vista, se la lleva Mayweather, conste, no me gusta dar vaticinios, pero me arriesgo a creer que gana.