•  |
  •  |
  • END

En un operativo preciso y destructivo, donde el cañón de largo metraje de Ronald Garth (3) sacudió dos veces los cimientos del estadio “Efraín tiberino Mazariego”, los Tigres envenenaron y mataron al Oriental de Granada con pizarra de 9-5.

Garth mostró su furia, y lo hizo de manera impactante. La primera descarga del pelotero costeño fue en el segundo episodio por el bosque izquierdo y Wilson Batista en circulación. El segundo metrallazo fue en el cierre del octavo con Jen Argeñal sobre las almohadillas, que significó el final de la producción felina.

La victoria se la acreditó Jacinto Carrero (1-0), quien fue el tercer carabinero que utilizó el timonel Omar Cisneros en el partido, mientras el revés fue para Melvin Cuevas (2-3), quien entró al relevo de Carlos Pérez Estrella y fue atacado por doblete de Jimmy González y cuadrangular de Alexis Hernández (1), quien se había ponchado en sus tres primera visitas al plato.

Fueron los Tigres los que pegaron primero con el trancazo de Garth frente al abridor Rodney Rodríguez, quien explotó y entró al relevo Pérez, que aceptó incogible remolcador del canadiense Jonathan Malo.

Los Orientales anotaron a través de Renato Morales e Isaac Morales en el tercer inning gracias al descontrol del abridor José D. Rugama y del relevista Wilber Betancourt. Pero en la cuarta entrada, doblete de Morales y sencillo empujador de Frank Martínez, igualó 3-3 las acciones.

En el séptimo capítulo Justo Rivas (2) puso a viajar y muy lejos un pitcheo Carrero, quien se empleó a fondo y retiró a los siguientes oponentes para neutralizar la rebelión.

En el cierre, los Tigres emergieron con cohete de Jimmy, que después anotó por el jonrón de Hernández, mientras el pitcheo granadino se desinflaba para permitir dos anotaciones más.

Garth en el octavo episodio con su segundo cuadrangular de la noche le permitió a los chinandeganos llegar a nueve carreras, pero Granada sumó una en la parte alta del noveno para dejar cifras de 9-5.

Hoy la serie termina en el estadio “Roque Tadeo Zavala” de la ciudad sultaneca.