•  |
  •  |
  • END

DaVinci y Miguel Ángel serían fanáticos de este Barcelona capaz de fabricar magia con una facilidad que asombra, en tanto Aquiles y Leónidas estarían ovacionando a este fiero Real Madrid que puede atravesar montañas convertido en un huracán con su fiereza.

El duelo de hoy, dispone de todos los ingredientes para alcanzar el nivel de espectacularidad, como aquél 3-3 de 2007, con el Barsa saliendo de las brasas cabalgando sobre los tres goles de Messi.

“No se puede amar al fútbol y odiar al Barcelona”, dijo Arsene Wenger, el entrenador del Arsenal el año pasado, y actualmente, no se puede pensar en enfrentar al nuevo Madrid, sin sentir temor por su furia. Así que se trata de un enfrentamiento intrigante entre lo artístico y lo contundente.

Messi, líder goleador de la última Liga con 34 en 35 juegos, se mueve sobre la cancha como lo haría un genio salido de la Lámpara de Aladino; elabora maniobras imprevisibles en espacios cortos, que sólo pueden ser producto de una destreza incomparable; entrega pelotas con trazados magistrales ignorando campos minados con singular maestría; saca disparos desde las posiciones más incómodas abriendo bocas y agrandando ojos.

Cristiano Ronaldo es un gladiador; dueño de un espíritu indomable no se rinde nunca; es capaz de revolucionar al equipo con su agitado y vertiginoso accionar; su poder destructivo le ha permitido marcar 50 goles en 53 partidos, incluyendo 8 de penal y 2 de tiro libre, superando en ritmo a DiStefano, Puskas, Ronaldo, Hugo Sánchez y Raúl. El atacante portugués es una auténtica máquina.

Sin embargo, hay un detalle curioso: Messi no ha podido sacudir las redes contra equipos manejados por Morinho, y Cristiano permanece en blanco frente al Barcelona tanto en la Champions con el United, como en la Liga.

¿Cuál defensa utiliza mejor el sentido del anticipo, que quita y contragolpea? Hay mucho equilibrio, pero se considera con más oficio a Puyol y Piqué, que Carvalho y Pepe, en tanto las proyecciones de Alves y Abidal, no pueden ser las mismas frente a un equipo de tanta penetración por las bandas, con la rapidez de Cristiano, la movilidad de Di María y las apariciones de Higuaín.

Ramos y Marcelo también verán frenados sus atrevimientos, porque el Barsa, como lo demostró con ese gol realizado con 8 pases en 26 segundos frente al Panathinaikos hace unos días, puede desarticular cualquier defensa.

¿Qué equipo será más rápido en el tránsito y logrará entregas más precisas? Otro punto discutible, porque la combinación Xavi-Iniesta-Busquets, funciona en forma diferente a como lo hacen Xabi Alonso, Khedira y Ozil, que no necesitan tener en su poder tanto tiempo el balón.

Decía ayer que el Madrid mete-miedo, y lo veo ganador hoy, pese a la verticalidad de su juego ofensivo, porque a su mejor opción en las contras, hay que agregar que dispone de suficiente cañoneo largo para mantener al enemigo con los nervios alterados, lo que obligará a Valdés a ser un Casillas.

Partido difícil, bola de cristal opaca y pronóstico complicado. Se trata de un Real Madrid-Barcelona en medio de una polvareda hoy a las 2 de la tarde hora nica.


dplay@ibw.com.ni