•   Estados Unidos / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El peleador mexicano Humberto Soto mostró mayor poder de puños y técnica para retener su cetro de peso ligero, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al vencer por decisión unánime a su compatriota Urbano Antillón.

En pelea pactada a 12 episodios en el “Honda Center” de Anaheim (California), los jueces dieron calificaciones de 114-113, 115-112 y 114-113, respectivamente, para Soto, que fue el que colocó los mejores golpes, pero su rival luchó también de principio a fin para hacerle un combate difícil.

Aunque Soto dominó la pelea de principio a fin, el triunfo no le resultó fácil porque Antillón fue un rival complicado, que hizo del combate una verdadera guerra, al responder con poder y cantidad de golpes al aún campeón.

Pero la diferencia fue que Soto estaba en la distancia correcta y sus golpes fueron más precisos que los de Antillón, que lanzaba mucho castigo, pero no era tan certero como su rival.

El árbitro del combate restó un punto a Antillón durante el quinto asalto por propinar un golpe por debajo de la cintura, que al final pudo haberle costado el empate.

Soto deja su marca en 54-7-2, con 32 nocáuts, mientras que Antillón cayó a 28-2, con 20 peleas ganadas por la vía rápida. El monarca mexicano se ha establecido como uno de los púgiles más respetados del boxeo actual de su país, después de haber sufrido dos derrotas seguidas, la última de ellas por descalificación en junio de 2008 ante el dominicano Francisco Lorenzo.

La experiencia que le dejó ese combate permitió a Soto regresar a los encordados cuatro meses después y vencer por nocáut a Gamaliel Díaz y sumó nueve triunfos consecutivos, incluido el de marzo de este año ante David Díaz, para adjudicarse el título que expuso esta noche.

Mientras que Antillón llegó a la pelea con sólo una derrota previa, que le impidió coronarse campeón del mundo al ser noqueado en julio del año pasado por el venezolano Miguel Acosta.