•  |
  •  |
  • END

Evan Grant / Dallas News

Surprise, Ariz.

Vicente Padilla bromeó con Michael Young el día que se reportaron a las prácticas primaverales de los Rangers.

Ésa fue una de las pruebas de que la floja temporada del pitcher nicaragüense quedó atrás, en el olvido, al menos entre sus compañeros.

La organización dará otra oportunidad a Padilla, de quien esperan pueda ganar al menos 15 partidos y lanzar 200 entradas, como en 2006.

Hace seis meses parecía que la relación de Padilla con los Rangers se tambaleaba, después de terminar su peor temporada en Grandes Ligas, que incluyó pasajes tensos, como la expulsión después de golpear al jugador de Oakland, Nick Swisher.

"Todo lo que pedimos a nuestros compañeros es que compitan", dijo Young, el capitán de los Rangers. "Si permites un par de carreras tempraneras, sigue jugando, para revertir la situación. Si algún muchacho está 0-3, la cuarta puede ser su oportunidad".

Padilla finalizó 6-10 con la peor efectividad de su carrera, 5.76 y siete semanas en la lista de lastimados con molestias en el codo.

"Todo eso está en el P-A-S-A-D-O", deletreó el manager Ron Washington. "Aprendimos de la experiencia y hasta ahí. Sólo queremos que esté saludable y lance de la manera que es capaz".

Padilla se disculpó con el equipo desde su llegada al campamento primaveral en Surprise.

"Sé que dejé atrás a mi equipo", dijo el nicaragüense. "Todo lo que pasó quedó atrás y creo que los muchachos entendieron".

Padilla comentó que trabajó duro fuera de temporada para recuperar la vieja forma.

Contrató un entrenador personal en Nicaragua y llegó al campamento seis libras más ligero que el año pasado.

El entrenador de pitcheo de los Rangers, Mark Connor, dijo que la diferencia se notó desde las primeras sesiones de bullpen.

"Definitivamente se ve más eficiente y concentrado", mencionó Connor. "Ha tirado lanzamientos de calidad. Está saludable. Es importante para nosotros. Puede ser un pitcher muy productivo cuando anda bien".

El año pasado, antes de llegar a Arizona, Padilla firmó un contrato por tres temporadas y más de 33 millones de dólares, que fueron motivo de críticas cuando las cosas comenzaron a salir mal.

"Nadie puede estar emocionado respecto al año pasado", dijo. "Nos fue mal a todos. Algunas cosas están fuera de nuestro control. Sólo puedo hacer lo que sé hacer mejor, lanzar entradas".

El lanzador de los Rangers John Rheinecker será operado del hombro y estará fuera de tres a cuatro meses.

La cirugía intentará aliviar sus síntomas del Síndrome de Caja Toráxica, similar al que sufrió el año pasado el tercera base Hank Blalock.

Rheineker, de 28 años, acabó la campaña pasada 4-3 con 5.36 de efectividad en 23 partidos, incluidas siete aperturas.