•  |
  •  |
  • END

Ofilio Castro y Jimmy González son peloteros tan diferentes, pero a la vez parecidos. No los estoy poniendo en una balanza como hombres, porque al fin y al cabo cada uno tiene su personalidad, sino como jugadores que saben proyectar su capacidad y calidad dentro del terreno.

Con el guante representan mucha seguridad, bate en manos son una seria amenaza para el más relampagueante carabinero. Ambos en la actual Liga Profesional están envueltos en una feroz cacería por ser el supremo a la ofensiva.

“Gracias a Dios me tiene saludable y he hecho mi trabajo, no estoy enfocado en el liderato de bateo, pero sí voy a luchar con todo para conseguirlo”, dijo Ofilio con la firmeza como cuando se coloca en el home para atacar un disparo del más difícil lanzador.

Actualmente el cañonero del Oriental de Granada está de sublíder con promedio de .347 (147-51), sólo a tres milésimas del artillero de los Tigres de Chinandega Jimmy González, quien posee .350 (157-55).

“Estoy teniendo una gran temporada, me siento bien porque me preparé para esto. Quiero el liderato de bateo, pero sinceramente deseo ganar una final, algo que se me ha hecho imposible”, afirmó Castro.

El anhelo de la tercera base del Granada podría ser una realidad en esta VI Edición de la Profesional, porque el equipo que dirige el timonel Omar Cisneros atraviesa un gran momento y los tiene posesionados del segundo puesto con registro de 21 victorias y 19 derrotas, mientras los Tigres se mantienen en la cima con 24-16.

“El equipo ha tomado el ritmo y considero que podemos estar en la Final, y aunque hemos tenido problemas con dos abridores, creo que la directiva ha hecho las gestiones para traer a un lanzador y a otro bateador que nos ayude en la producción de carreras”, explicó Ofilio.

Ya veremos qué arroja el futuro sobre esta batalla de los dos selectos bateadores que quieren quedarse con el cetro ofensivo. De hecho, el próximo 26 de diciembre Jimmy y Ofilio convergerán para intercambiar metralla.