•  |
  •  |
  • END

Diecisiete días después del bochornoso desenlace de la Final del Torneo de Apertura en Diriamba, donde se coronó el Walter Ferreti y se caldearon los ánimos de los jugadores diriambinos y algunos aficionados, la Federación de Fútbol, Fenifut, dio a conocer la resolución de la Comisión Disciplinaria, en la que obligan al Diriangén a perder al menos los tres primeros partidos del próximo torneo, que será el de Clausura.

Indica el Comunicado DD 015- 2010 /29-12-10, que la Comisión basó su dictamen en informes arbitrales, del visor, asesor de árbitros, informe del oficial de seguridad, se auxiliaron con los vídeos del partido y citó a declarar a los involucrados en el hecho y aplicó el Código Disciplinario y Bases de Competencia.

Se produjo la esperada sanción a la cancha diriambina, que es suspendida por tres fechas, período en que el Diriangén jugará en terreno neutral fecha calendario, y aunque también hay fuerte multa económica para el club y sus miembros que se eleva hasta 25 mil 800 córdobas, aplica sanciones a jugadores que fracturan cualquier alineación y se les condena a perder.

Sancionan a diez jugadores del equipo, con un mínimo de tres fechas. En ese período, Diriangén tendría que jugar con elementos de su cantera, pero los rósters son de 18, así que estarían incompletos en ese período. A menos que permitan “dosificar” a los sancionados.

Los jugadores que reciben sanciones más fuertes son Juan Carlos Narváez, 10 fechas de suspensión; Erick Téllez, Marcos Méndez y Quesler Rizo, seis fechas; Ulises Pavón, Donald Parrales, Remmy Vanegas, Errol Dávila y Darwin Ramírez, tres fechas. Todos estos jugadores son multados con 450 córdobas.

Herbert Cabrera también es sancionado por tres fechas de suspensión, fechas calendario de juego, pero su multa es de 10 mil córdobas.

Sancionan por tres partidos y con multa de 450 córdobas al médico del equipo diriambino, Reynaldo Cruz, y al Director Técnico del club, Rolando Méndez, se le suspende por cuarto fechas calendario de juegos. La Directiva del equipo, además de multa de 5 mil córdoba, debe pagar los trofeos rotos (5,800.00) y pagar multa de 500 córdobas por conducta incorrecta del equipo.

Tampoco escaparon los árbitros René Guerrero y su asistente Rogelio Espinoza, los que son suspendidos por tres meses.

Fenifut indica que la Comisión Disciplinaria exime a los fanáticos diriambinos, indicando que no agredieron a algún jugador, árbitro u oficial, pero no mencionan la destrucción de los vehículos que hicieron muchos de éstos.