•  |
  •  |
  • END

Un diciembre negro. Una Navidad tenebrosa. Un cierre con la etiqueta de espantosos, con la sombra de la muerte rondando sus espaldas. Así fue para el Bóer este 2010 en la VI Liga de Béisbol Profesional, que ayer cerró sus ojos con una derrota más de la tropa capitalina con pizarra de 8x4 frente a los ya catalogados como los ‘padres’ de los Indios, Tigres de Chinandega.

El revés de la Tribu es el número 13 contra los felinos en la temporada, mientras se convirtió en la estocada 14 ante solamente 6 victorias en el mes de diciembre. La situación del Bóer es complicada, si nos dejamos llevar por el nivel de juego y su ubicación en la tabla de posición, último con 19-25, y que ahora sólo quedan 10 juegos de fase regular.

Hasta el aficionado más vulnerable del Bóer, ‘Clodomiro El Ñajo’, se siente decepcionado con la actuación del equipo. Y muchos son los que deben preguntarse al mejor estilo de Chespirito: ¿y ahora quién podrá defendernos?
Ayer los Tigres hirieron de arranque a los Indios frente al abridor Elvin Orozco, quien salió sin decisión, con par de anotaciones. Aquí el canadiense, Jonathan Malo, negoció boleto y avanzó a la segunda por sacrificio de Ernesto Garay, mientras era empujado al pentágono por doblete de Wilson Batista, quien después anotó por cañonazo de Esteban Ramírez.

La Tribu parecía enfocada y ripostó gracias al triple de José Campuzano e imparable empujador de Jilton Calderón, quien fue atrapado en intento de robo y se desaprovechó el incogible de dos bases de Alexis Hernández frente al abridor y ganador Julio Raudez (4-3).

Los Indios igualaron el marcador en el cuarto capítulo por error del tercera base Shawn Bowman, pero los Tigres le apretaron el cuello al relevista y perdedor Gustavo Martínez (0-1) en el sexto inning, al fabricar dos carreras sin pegar hit y confubalados con errores defensivos del infield.

En el séptimo los chinandeganos ampliaron su ventaja con dos más mediante triple de Ronald Garth, que trajo al plato al dominicano Wilson Batista y al nicaragüense Esteban Ramírez. Doble y triple de Manuel Mejía y Reynaldo Rodríguez, significó la tercera carrera capitalina.

Pero, en el octavo y noveno los Tigres anotaron una, respectivamente, para terminar con su producción, mientras el Bóer dio su último respiro de vida con el metrallazo remolcador de Hernández. La actividad vuelve el 2 de enero y los Indios enfrentan al Oriental en Managua a las 11 de la mañana y León recibe a Chinandega.