•  |
  •  |
  • END

PHOENIX

"Es diferente", dice Bruce Bochy. Es el mundo de los Gigantes de San Francisco sin la imponente presencia de Barry Bonds por primera vez desde que finalizó la presidencia de George H.W. Bush, un mundo en el que Bengie Molina bateará en el cuarto lugar.

"¿Llegarán en algún momento los medios de noticias nacionales?", preguntó Randy Winn al observar una horda de periodistas que asistieron el primer día de entrenamiento de la era post Barry. Dave Roberts ofreció una última hora sobre Bonds al reportar que habló con él y que está en buena forma en caso de que alguien lo invite a jugar, pero Bochy no le prestó atención.

"Ésta es una oportunidad para que muchos jugadores jóvenes den lo mejor de sí y causen una buena impresión", dijo Bochy. "Estas situaciones pueden ser divertidas. Quizás las cosas saldrán mejor de lo que la gente piensa. Tenemos un pitcheo bastante bueno. Ése es un buen punto de partida".

Este equipo de los Gigantes tiene que confrontar ciertas realidades. Los años pasados de inversión en peloteros veteranos para complementar a Bonds han dejado una malgastada cadena de prospectos; de sus mejores seis prospectos según Baseball America, solamente el jardinero Nate Schierholtz ha jugado más allá de Clase A. Los Gigantes juegan en la que se podría considerar como la mejor división de la Liga Nacional, donde los Rockies, Diamondbacks y Dodgers mantienen almacenes de talento juvenil. Arizona y Colorado pasaron tiempos duros con paciencia durante su proceso de reconstrucción, y ambos se deben mantener como líderes de la división en el futuro cercano y medio.

Bochy tienen razón al hablar sobre el cuerpo de lanzadores. Sus pitcheres tiran en un parque que se considera como un cementerio para los bateadores, en una división donde los tres equipos de California cuentan con estadios favorables para los lanzadores.

Los abridores de los Gigantes tuvieron la quinta mejor marca de efectividad de la liga con 4.19, y es probable que si Brian Sabean no se ve forzado a cambiar a Noah Lowry (14-8), tendrán una de las mejores rotaciones de abridores en 2008. Matt Cain compiló foja de 7-16, pero de haber lanzado por una buena novena ese récord se reflejaría a la inversa; llegó sexto en la liga en efectividad (3.65), sexto en aperturas de calidad y séptimo en promedio de aperturas de calidad con 69%, y Tim Lincecum le siguió de cerca con 67%, y 122 imparables permitidos y 150 ponches en 146.1 entradas. Y ahora que no tiene que ser la cara feliz de la franquicia, Barry Zito debería tener una mejor campaña que el año pasado, cuando acumuló 4.53 de ERA.

En esta industria, Bochy cuenta con un inmenso respeto, y uno de sus fuertes ha sido la conformación de los relevistas, y los relevistas de los Gigantes no tuvieron una buena actuación el año pasado. Tal vez Brian Wilson (2.28 ERA en 24 partidos) pueda servir como cerrador, o Bochy puede remendar la situación del cerrador con Kevin Correia, Brad Hennessey y Vinnie Chulk, entre otros. "Tenemos tiempo para decidir", dice Bochy. De acuerdo.

Es fácil decir que la vida será más tranquila sin Bonds. Aunque no haya una terna de reporteros nacionales a su espera en el clubhouse, Bonds ha sido una notable fuerza ofensiva. San Francisco puede estar esperanzado en que Schierholtz, Dan Ortmeier y Rajal Davis contribuyan y que Aaron Rowand produzca 25 jonrones, pero Omar Vizquel tendrá 41 años de edad en abril, mientras que Ray Durham y Rich Aurilia tienen 36 años.

Puede ser que la rotación abridora de los Gigantes sea tan formidable que los mantenga en juego, que sus jóvenes de las menores se desarrollen rápidamente y que con el 5° turno en el sorteo consigan un bate colegial de esquina como el de Pedro Álvarez de la Universidad de Vanderbilt, Justin Smoak de Carolina del Sur o Yonder Álvarez de Miami. Hey, fue un gran recorrido. Bonds ayudó a construir un parque de ensueño y se hicieron muchos sacrificios para mantener ese parque lleno a capacidad, sacrificios que hoy son cosa del pasado a la vez que siguen adelante sin Barry.


Hay un juicio y mucho tiempo e historia todavía por escribir antes de que Bonds aparezca en la hoja de votación del Salón de la Fama. Pero con tanta hostilidad hacia Bonds y tantos votantes escépticos sobre su viabilidad para ingresar en Cooperstown, este pensamiento ha estado presente en la mente de muchos ex miembros de los Gigantes: ¿Cuán irónico sería si Jeff Kent logra entrar al Salón de la Fama antes que Bonds?
Kent parece tener su pase a Cooperstown asegurado. Entre todos los intermedistas de la historia, Kent figura primero en cuadrangulares, segundo en carreras impulsadas y slugging, tercero en imparables extrabases, cuarto en dobles y quinto en total de bases.

Si Kent llega con su motocicleta a Cooperstown antes que Bonds, sería una historia irónica y triste. Kent ha sido un tremendo jugador de mucha fortaleza, pero es difícil cuantificar dónde estarían sus numeritos sin los seis años que jugó con Bonds.


Hace mucho tiempo que John McLaren tiene la convicción de que uno de los puntos más fuertes de Lou Piniella es unir las piezas necesarias para tener un equipo campeón. Esta primavera, los Cachorros se ven más completos que la pasada primavera, cuando Piniella tomó el mando.

Geovany Soto será el receptor. Kosuke Fukudome parece ser una pieza perfecta para el jardín derecho. Fukudome es un defensor sólido y su bate zurdo es ideal en una alineación dominada por los derechos; aún queda por ver si el japonés bateará segundo o quinto, antes o después que Derrek Lee y Aramis Ramírez.

Por el momento, no es probable que consigan a Brian Roberts, así que Piniella podría colocar a Ryan Theriot entre Alfonso Soriano y Lee. La velocidad será responsabilidad de Félix Pie y Sam Fuld como patrulleros centrales.

"Tenemos que ver cómo cae la rotación de lanzadores", dice Piniella. Carlos Zambrano comienza el año libre de las distracciones contractuales que sufrió en 2007, junto a Ted Lilly y Rich Hill. Jon Lieber, Jason Marquis, Ryan Dempster, Sean Marshall y quién sabe si hasta Sean Gallagher competirán por los dos puestos restantes, y Piniella tiene la esperanza de cerrar los partidos con Kerry Wood, Carlos Mármol y Bobby Howry.

"Me siento mucho más tranquilo de dónde estamos esta primavera en comparación con la pasada", dice Piniella. Si bien la Central de la Liga Nacional fue la división más débil del torneo, no obstante, los Cachorros terminaron en primer lugar, y comienzan la temporada como favoritos a pesar de las mejorías de los Cerveceros y los Rojos.

"Todavía queda trabajo por hacer", dice Piniella. "Pero me siento bien donde está el equipo en estos momentos".


Nadie que observe a los Reales diría que van a acabar con los Indios, los Tigres o las Medias Blancas. Pero ya que Dayton Moore gusta de hablar sobre cuánto la "gente de Kansas City adora a los Reales", esa gente debe de saber que el entrenamiento primaveral más impresionante que haya visto en una semana en Arizona fue esa corrida por Trey Hillman.

En términos de destrezas sociales, preparación y diligencia, Hillman parece ser el hombre perfecto para la reconstrucción de Moore. Por ahora, seguro, necesitan ver el progreso de Alex Gordon, Bill Butler y Mark Tehan. José Guillén, quien ofreció amplias disculpas a Mike Scioscia por sus historiales, no debe tener mayores problemas en esta organización. Tienen que ver si Brett Tomko puede ocupar un puesto en la rotación junto a Gil Meche, Brian Bannister y Zack Greinke, hasta tanto puedan descifrar si Kyle Davies puede regresar a la forma que lucía en Atlanta, y hasta que Luke Hochevar esté listo.

"No soy un genio", dijo Hillman. No existe ninguno en este negocio, pero si de algo cuenta la primera impresión que deja un manager en los entrenamientos de primavera, finalmente tienen el hombre correcto en el momento correcto para revivir el béisbol en Kansas City.


Ahora que Josh Fogg parece estar dirigido a Cincinnati, el mercado de lanzadores se reduce y es más fácil de definir. Odalis Pérez prefirió a Washington sobre Boston porque ahí tenía una mejor garantía de lanzar. Kyle Lohse, Jeff Weaver y Bartolo Colón todavía buscan empleo, y David Wells sueña con regresar para abrir en una veintena de partidos. Los Cardenales son una posibilidad para Weaver o Wells.