•  |
  •  |
  • END

KISSIMMEE / AP / Fox Sports.- Ya no es más el Rey del Cuadrangular, pero sigue siendo El Martillo.

Hank Aaron entró rengueando al campo de entrenamiento de los Bravos de Atlanta --necesita una cirugía de reemplazo de rodilla-- sin opinión alguna sobre si Barry Bonds y Roger Clemens merecen un lugar en el Salón de la Fama, pero diciendo que está confiado en que el béisbol está en camino a recuperarse de la Era de los Esteroides.

"Creo que el béisbol está tratando de limpiarse", dijo Aaron, sentado en la caseta del equipo. "Es desafortunado, pero el béisbol ha pasado por épocas difíciles. Pasó por el escándalo de los Medias Blancas y sobrevivió. Pasó por muchas otras cosas y sobrevivió. También se repondrá a esta situación".

Como muchos aficionados al béisbol, Aaron estuvo al pendiente cuando el Reporte Mitchell se dio a conocer, y estaba enfrente del televisor cuando Roger Clemens rindió testimonio ante el Congreso la semana pasada, cuando el ganador de siete Cy Young negó el uso de hormona de crecimiento humano, como lo alega su ex entrenador.

"Estoy contento de que sucediera, y más de que pasara antes del entrenamiento primaveral, antes de que empezara la semana", comentó Aaron, quien cedió el título de jonrones a manos de Barry Bonds la campaña anterior. "Podemos dejar ese tema atrás, en el olvido. Ya lo verán. Cuando la temporada empiece, los aficionados volverán a los estadios. La gente vendrá para ver jugar a estos muchachos".

Declinó comentar si encontró creíble el testimonio de Clemens, utilizando la misma táctica de la que constantemente se valió cuando cargos similares se le levantaron a Bonds, el tipo que opacó sus 755 jonrones en agosto de 2007.

"Solo Roger puede contestar esa pregunta", dijo Aaron. "No puedo responder eso. No sé que fue lo que sucedió".