•  |
  •  |
  • END

París

hay escenarios que traicionan a los protagonistas más solicitados. Ronaldo salió en muletas del hospital de la Pitié-Salpêtrière, en París, y admitió que la rotura que sufrió la semana pasada en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda le ha dejado a un paso de la retirada. "Ha sido un golpe físicamente muy duro y mentalmente durísimo: ahora no estoy pensando en mi regreso", dijo. "Sólo pienso en hacer mis ejercicios y en la rehabilitación. Mi voluntad es la de seguir jugando, mi corazón me dice eso, pero mi cuerpo me dirá si puedo o no. Debo tomar una decisión muy dura. No me queda más que afrontarlo y superarlo. Voy a trabajar muy duro en la recuperación... que todo salga bien para volver a jugar".

Poco importó que Ronaldo, de 31 años, se pronunciara en un hospital construido para rescatar casos perdidos; que allí iniciara la recuperación de su penúltima lesión en la rodilla derecha, sufrida en 2000; y que la institución lleve en su nombre la combinación de piedad inocente y pólvora que definen su personalidad y su fútbol. Ronaldo se apaga y su médico le augura meses de sufrimiento para volver a jugar.

"Deberá andar con muletas durante un mes y medio, hasta que la cicatriz sea lo suficientemente sólida", explicó el doctor Eric Rolland. "Puede apoyar el pie, pero debe estar atento a no hacer un movimiento en falso", añadió. "No podrá correr hasta dentro de cuatro meses o cinco. No recuperará la potencia muscular hasta dentro de seis. Y no se entrenará de verdad hasta que hayan pasado nueve meses. Debemos encargarnos de la progresión médica durante seis meses. A partir de entonces, es más una cuestión de voluntad".

La carrera de Ronaldo, el genio voluble, queda ahora en manos de su capacidad de sacrificio. De su voluntad. Las comparaciones son inevitables. ¿Qué ha cambiado en el Ronaldo de hoy con respecto al que se lesionó hace ocho años? "Que es más difícil hacer esfuerzos a los 31 años que a los 25", contestó calculando a vuelapluma el doctor Rolland. "Entonces, Ronaldo tenía muchos desafíos por delante, mientras que ahora está ya en un periodo próximo al final de su carrera, aunque todavía pueda tener muchos proyectos".

Ronaldo se recuperó de su lesión de 2000 con el objetivo de conquistar el Mundial de 2002; de fichar por el Madrid, y de conquistar la Copa de Europa, el gran torneo que le falta. Ahora, sus metas son otras. Y no llaman a grandes gestas. "Aunque ahora no puedo pensar en ello, mi sueño sigue siendo jugar en el Flamengo", se despidió ayer.