Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

ESPNdeportes

KISSIMMEE, Florida
Los gobiernos del condado y la ciudad de Miami aprobaron el jueves la construcción de un nuevo estadio de 525 millones de dólares para los Marlins de Florida, lo que garantiza que el club seguirá jugando en "la ciudad del Sol" más allá de 2010, cuando termina su contrato de alquiler en el estadio Dolphins.

La comisión de la ciudad aprobó el parque con una votación 4-1, mientras que los comisionados del condado tuvieron una larga sesión antes de votar 9-3 a favor de una nueva casa para los peces de la Liga Nacional.

"Creo que es un gran día para la ciudad de Miami, estábamos bastante optimistas del resultado positivo, y ahora sólo nos queda comenzar a trabajar, en un proyecto que era muy esperado por los fanáticos de los Marlins y por toda la comunidad que reside en esta área", dijo Carlos Álvarez, alcalde del condado de Miami, a ESPNdeportesRadio.

"Es algo que veníamos trabajando por más de seis años", dijo Manny Díaz, alcalde de la ciudad de Miami.

"Para la Pequeña Habana es especial porque se verá directamente beneficiada por la construcción de este estadio y de un complejo deportivo con áreas verdes, tiendas y restaurantes, algo que será de mucho atractivo. Como los Marlins se lo merecen", agregó Díaz.

El levantamiento del estadio de techo corredizo y 37 mil asientos comenzaría en los próximos meses y terminaría a tiempo para la temporada de 2011.

El nuevo parque se levantará justo en donde se encuentra el histórico Orange Bowl en La Pequeña Habana, en el noroeste de Miami. El Orange Bow se quedó sin ocupantes cuando el equipo de fútbol de la Universidad de Miami decidió mudarse al Dolphins Stadium luego de la pasada temporada.

Junto al estadio se construirá un edificio de parqueos de seis mil espacios con un costo de 94 millones de dólares, elevando la inversión total a 619 millones. En sentido general, los gobiernos de Miami y el estado de La Florida planean un megaproyecto de 3 mil millones de dólares para rescatar toda el área adyacente al Orange Bowl.

Los Marlins aportarán 120 millones de dólares en la construcción y otros 35 millones en renta, en pagos de 2.3 millones anuales.

Los Marlins, que ingresaron a las Grandes Ligas, junto a los Rockies de Colorado, en la expansión de la Liga Nacional de 1993, nunca han tenido un estadio propio. Siempre han jugado en el Dolhpins Stadium, un parque de fútbol americano que es propiedad de los Dolphins de la NFL.

El no tener un estadio propio de béisbol no evitó que los Marlins se convirtieran en una de las franquicias jóvenes más exitosas de la historia del béisbol, con dos títulos de la Serie Mundial (1997 y 2003) en sus primeros diez años de existencia.