•  |
  •  |
  • END

Al igual que Manny Pacquiao, el español Iker Casillas no tiene retadores “quita sueño” como mejor portero del planeta. La reciente valoración de la FIFA, otorgándole 304 puntos, por 124 del brasileño Julio César, segundo en ese ranking, y apenas 56 de Cech, indica claramente una superioridad plenamente justificada por sus brillantes ejecutorias en la posición más infartante del fútbol.

Entre los asombros producidos por Casillas custodiando la cabaña del Real Madrid, se encuentra aquel reconocimiento como mejor jugador de un partido, en el cual su equipo fue brutalmente goleado por el Barcelona 6-2. En un detalle pormenorizado publicado por los medios españoles, Casillas evitó esa noche, con una actuación tipo “hombre-araña”, una media docena de perforaciones, “aliviando” un poco la catástrofe.

Cuestionado en el inicio del pasado Mundial después de la derrota que sufrió España frente a Suiza, sobre todo debido la distracción provocada por la cercana presencia de su sexy-novia Sara Carbonero realizando una tarea periodística, Casillas reaccionó rápidamente y se convirtió como casi siempre, en una de las figuras cumbres del equipo dirigido por Vicente del Bosque, incluyendo la milagrosa atajada con una pierna, sobre una entrada del holandés Robben que pudo haber sido mortal.

“Siento escalofríos cada vez que veo el vídeo de esa jugada”, ha dicho Casillas reiteradamente, y no exagera, porque quienes vemos la acción, difícilmente podemos creerlo, mucho menos Robben, quién desfiguró su rostro y crispó sus puños aguijoneado por la frustración.

Pese a estar siempre alerta ante el inminente peligro de ser acribillado, el arquero es quien tiene más tiempo para la reflexión, algo que según el escritor Juan Villoro, un apasionado por el fútbol y autor del libro “Dios es redondo”, lo convierte en el intelectual del equipo, con las aristas de liderazgo necesarias.

La trascendencia de Casillas en el fútbol español, que divinizó a Ricardo Zamora, y calificó como un monumento nacional a Iribar, ha sido mayúscula, y precisamente cuando se intentaba discutirlo consiguió el mayor crecimiento de su carrera en la vitrina de una Copa del Mundo, realizando atajadas inolvidables.

En contraste, Julio César, tan magnificado con ese Inter ganador de todos los torneos en el 2010, no pudo brillar con Brasil en Sudáfrica, y un error suyo, compartido con Felipe Melo, fue provocador del derrumbe del equipo penta-campeón en el duelo de cuartos de final con Holanda, después de un primer tiempo próximo a la perfección.

Julio César pareció perder confianza antes de lastimarse, y se distanció de Iker en las comparaciones, en tanto el veterano Cech, del ahora cojeante Chelsea, se colocó como tercero, aventajando a dos chavalos de espectacular evolución, como lo son el alemán Neuer del Schalke 04, y el holandés Stekelenburg del Ajax, quien le robó un gol a Kaká, impidiendo el posible 2-0 en contra, en aquella batalla trepidante.

Completan la lista de los 10 mejores, el casi siempre subestimado Víctor Valdés del Barcelona; el uruguayo Fernando Muslera del Lazio; el resistente al viento y al tiempo Edwin Vander Sar, holandés del United; el italiano Buffon del Juventus y el estadounidense Tim Howard del Everton.

Por ahora, Casillas, que está tratando de hacer su mejor atrapada con Sara Carbonero, no tiene retadores como Pacquiao.


dplay@ibw.com.ni