•   El Nuevo Día / Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • END

Una anomalía reciente en el boxeo ha sido el surgimiento del ‘pay-per-view’ (pague por ver) pequeño. Son esas carteleras con combates estelares como el que en un principio se había anunciado para el 4 de diciembre con Julio César Chávez Jr. contra Alfonso Gómez, por las que humildemente les cobran $29.95 o más a los televidentes.

Los recaudos, naturalmente, no serán millonarios, pero tampoco los son las bolsas de los contendientes, y como sea, les da a las compañías promotoras una opción más de mantener activos a sus peleadores, sin tener que depender de las limitadas oportunidades que ofrecen ESPN, Telefutura u otras estaciones difundidas por el cable convencional.

Y tampoco tienen que depender necesariamente de que HBO o Showtime tengan interés y también, fechas disponibles. ¿A qué viene todo esto?
Pues me imagino que es la única manera que se me ocurre para justificar o por lo menos explicar la noticia de que Miguel Cotto va a estar defendiendo su cetro Junior mediano (154 libras) de la AMB ante Ricardo Mayorga el 12 de marzo.

El ex campeón mundial Welter nicaragüense, que cuenta ya con 37 años, apenas ha hecho cinco peleas desde que Tito Trinidad lo noqueó en 2004. Sufrió derrotas por nocaut ante Óscar de la Hoya y Shane Mosley y superó y envió al retiro al prematuramente envejecido Fernando Vargas hace más de tres años.

¿Merece la oportunidad titular? Por supuesto que no, pero, en esta época, ya nadie se inmuta por eso. Incluso, es probable que HBO hubiese aceptado a Mayorga como rival de Cotto si hubiese adquirido la pelea.

Pero resulta que el combate de Cotto y Mayorga va a estelarizar un ’pay-per-view’ pequeño del promotor Bob Arum, quien decidió presentar él mismo la pelea cuando, de primera instancia, HBO no aceptó un ofrecimiento para presentar en esa fecha una defensa del tres veces campeón mundial puertorriqueño.

De hecho, se ha dicho que HBO tomó esa decisión porque prefirió darle la fecha del 12 de marzo a la siguiente defensa del campeón mediano argentino, Sergio Martínez.

De paso, se suponía que Martínez peleara entonces con su retador obligatorio, un tal Sebastian Sbik, pero HBO puso el grito en el cielo y de primera instancia, aceptó al irlandés-nnorteamericano Andy Lee, quien por lo menos es más conocido en los Estados Unidos y entrena con Emanuel Steward.

¿Se acuerdan de la época en que los organismos exigían que sus campeones cumplieran con sus defensas obligatorias? Ya tampoco nadie se inmuta mucho por eso.

Entretanto, Arum, quien había venido barajando públicamente los nombres de Vanes Martyrosian y PawelWolak como posibles retadores de Cotto, probablemente cuando aún tenía la esperanza de que HBO corriera con los gastos, de pronto cambió de rumbo y movilizó a Mayorga, quien, con todos sus defectos siempre ha sabido vender una pelea.

Lo último que ha transcendido es que, incluso luego de aceptar a Lee, HBO ahora está proponiendo que Martínez se enfrente esa noche al ucraniano Sergio Dzinziruk, el monarca Junior mediano de la OMB.

Se trata de un zurdo de seis pies que no pierde desde… bueno, desde que nació, pues está invicto con 23 nocauts entre sus 37 victorias. Si yo fuera un tipo malicioso, diría que HBO tomó esa acción como contrapartida de la ficha que Arum se jugará al traer a Mayorga al tablero de juego. Y diría más: nadie se inmutaría mucho por eso tampoco.