Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Un ciudadano fue literalmente desbaratado por un alocado conductor que al parecer se sentía el dueño de la Carretera Panamericana, a juzgar porque la Policía de Seguridad de Tránsito determinó que corría a una velocidad aproximada de 200 kilómetros por hora.

Esta tragedia se registró en el kilómetro 105, entre los municipios de Sébaco y San Isidro, exactamente frente a la báscula, cuando el conductor del carro Ford, azul, sin placas, identificado como Abdí Maquiel Zeledón Pérez, de 21 años, a una velocidad inusual en nuestro país, “se pasó llevando” al ciclista Gerardo Coronado García, de 56 años.

La Policía aseguró que el afectado se movilizaba en su bicicleta, de sur a norte, cuando de pronto apareció el vehículo que conducía el joven y lo levantó por los aires. Partes del cuerpo fueron desprendidas por el impacto y el resto arrastrado unos 50 metros, antes que el vehículo se detuviera.

Coronado García murió de forma instantánea y su cadáver maltrecho fue trasladado por la Policía a la morgue de la Clínica Forense, para luego ser entregado a sus familiares para darle cristiana sepultura, mientras el conductor fue detenido para las investigaciones correspondientes.

Los agentes aseguraron que el carro andaba ilegal debido a que el conductor sólo portaba la póliza de introducción al país, después no tiene ningún documento ni portaba licencia de conducir, por lo que la situación para Zeledón Pérez es grave.