•   Tomado de Don Balón  |
  •  |
  •  |
  • END

El mejor jugador de la actualidad se ha llevado el galardón pese a que todas las encuestas le situaban como el tercero en discordia. El argentino también logró terminar con una teoría no escrita que decía que en año de Mundial el ganador del premio tenía que ser un futbolista que levantara la Copa del Mundo. Al menos así lo indicaban los últimos tres precedentes: Zinedine Zidane (1998), Ronaldo (2002) y Fabio Cannavaro (2006).

Aparte del talento que atesora el argentino, los jueces del trofeo (seleccionadores y capitanes de las selecciones afiliadas a la FIFA y corresponsales de la revista ‘France Football’) también han valorado una virtud fundamental en el mundo del fútbol: el gol. Messi ha vivido un 2010 de ensueño en el aspecto realizador: sus 34 dianas en la pasada Liga le sirvieron para ganar la ‘Bota de Oro’, trofeo que le coronó como el mejor goleador del fútbol europeo. Con su éxito en ambos premios individuales, Messi ha logrado ganar el ‘Balón de Oro’ y la ‘Bota de Oro’ en un mismo año, situación que sólo tiene tres casos a lo largo de la historia: Gerd Müller (Bayern de Múnich, 1970), Ronaldo (FC Barcelona/Inter de Milán, 1997) y Cristiano Ronaldo (Manchester United, 2008). Pero Lionel no sólo marcó dianas en la Liga 2009-10.

En el presente campeonato ya suma 18 goles en 15 partidos jugados, mientras que en 2010 sumó un total de 60 dianas en 62 encuentros oficiales disputados. Entre sus exhibiciones podemos acordarnos de varios hat-tricks (Tenerife, Valencia, Zaragoza, Sevilla y Almería) e incluso de un espectacular póquer de goles frente al Arsenal en los cuartos de final de la pasada Champions. Sin sus tantos, el Barça de Guardiola no hubiese ganado su segundo campeonato consecutivo.

También se habla mucho de la excelente capacidad para asistir de Xavi e Iniesta, pero no hay que olvidar que en lo que va de Liga, Messi ya suma más del doble de asistencias de las que llevan el catalán y el manchego juntos. Dos de ellas las repartió en la goleada que su equipo le infligió al Real Madrid el pasado 29 de noviembre. El afán de superación de ‘La Pulga’ no tiene límites y sus cifras individuales de 2010 son aún mejores que las de 2009, año en el que el FC Barcelona logró todos los títulos a los que optaba.

Pero más allá de los goles y las asistencias, lo que diferencia a Messi del resto es que marca diferencias partido tras partido. Se podrían contar con los dedos de una mano los encuentros en los que Leo no haya firmado una jugada que haya hecho levantar a sus aficionados de sus asientos (y desesperar a los hinchas rivales). Además, hay que recordar que desequilibra y se siente superior teniendo delante a futbolistas profesionales, de ahí el tremendo mérito del argentino. Su lunar fue el Mundial de Sudáfrica, competición en la que dio la cara pero que no estuvo secundado por el resto de sus compañeros. Por esta razón, Leo ya tiene en el punto de mira la Copa América que se celebrará el próximo verano en su país. De momento ya se ha sacado la espina de la Copa del Mundo en los amistosos contra España (4-1) y frente a Brasil, encuentro en el que dio la victoria a la ‘albiceleste’ con un bello tanto en el 90’.

Con su triunfo en Zúrich, Messi también va camino de convertirse en el mejor futbolista de la historia. De momento afirmar esto es basarse en un criterio subjetivo, pero dentro de unos años se podría decir lo mismo pero ateniéndonos a los trofeos individuales que haya obtenido. A sus 23 años ya suma dos ‘Balones de Oro’ y cuatro podios consecutivos, algo que sólo había logrado el francés Raymond Kopa entre 1956 y 1959. Con dos trofeos bajo el brazo se sitúa sólo un peldaño por debajo de Johan Cruyff, Michel Platini y Marco Van Basten, los únicos futbolistas que han ganado el premio en tres ocasiones. Messi ya forma parte de la historia del fútbol, pero aún le faltan varios episodios que protagonizar.