Francisco Jarquín Soto
  •  |
  •  |
  • END

La Azul y Blanco se mide esta tarde (4:00 p.m.) a su similar de El Salvador, en su debut de la Copa de Naciones que se realiza en Panamá. La misión no puede ser otra que emular la clasificación a la Copa Oro que logró en 2009 el equipo nacional, de la mano del técnico Otoniel Olivas.

Esta vez hubo muchos cambios respecto a aquel equipo que logró el pase histórico, algunas mutaciones forzados por cosas todavía inexplicables, pero al final de cuentas el técnico español Enrique Llena ha puesto toda su confianza en varios jugadores que debutarán hoy con la Selección Mayor en posiciones en las que no se habían desempeñado.

Tras la lesión de Manuel Gutiérrez, quien no se recuperó, la Azul y Blanco saldrá jugando con Denis Espinoza en la portería, los defensas centrales serán David Solórzano y Milton Bustos, por la izquierda estará Eliud Zeledón en reposición de Manuel, y por derecha alineará el joven, Josué Quijano.

Por el centro actuarán Norman Solón y Félix Rodríguez, mientras que por las bandas jugarán Axel Villanueva como volante izquierdo, Juan Barrera el derecho, el creativo será Samuel Wilson y como único en punta, Rudel Calero.

Los nicas se medirán a un conjunto salvadoreño que no tendrá a varios de sus estelares, pero eso no implica que los nuestros salten como favoritos. Llena apostará con un 4-5-1 a pelear la pelota en el centro del campo del Rommel Fernández, para tratar de salir jugando con toques aprovechando la habilidad de hombres como Juan Barrera, Axel Villanueva y Samuel Wilson.

Sin embargo, no descartemos que si el juego se complica, los nicas apuestan a uno y que otro balonazo para tratar a sacarle provecho a lo bien que va por arriba Rudel Calero y que bien podrían acompañarlo, Samuel y Barrera para definir con la frialdad que les caracteriza.

En el campamento nicaragüense están claros que este partido es fundamental para comenzar con buen pie el torneo en busca de la clasificación. Pero El Salvador no cabe duda es favorito a llevarse los tres puntos hasta por goleada. La última vez que se enfrentó la Azul y Blanco a los cuscatlecos, terminaron abrazados a un gol no obstante, este equipo nacional hasta hoy no luce tan convincente como para esperar algo parecido.