•  |
  •  |
  • END

Tras un primer tiempo 0-0 con una defensa nica con más altos que bajos, Denis “Pulpo” Espinoza convirtiéndose en el líder y varios intentos a gol de Samuel Wilson, Rudel Calero y Juan Barrera, la Azul y Blanco advertía en su debut en la Copa de Naciones de Panamá, buenas señales ante una selección salvadoreña lenta, sin idea o para ser más claro, irresoluta y poca incisiva.

Sin embargo, en el complementario las cosas tuvieron un cambio drástico. Por un par de errores mortales de la zaga nacional, los salvadoreños se llevaron el triunfo 2x0 con anotaciones de Jaime Alas al minuto 70 y cinco más tarde marcó Rafael Burgos, quien había sido víctima de una gran ataja de Espinoza al minuto 47 por un penal que cometió David Solórzano.

Nicaragua tuvo en Denis Espinoza a la figura del partido, no sólo por el penal que le atajó a Burgos, sino por la enorme determinación con la que se fajó en los tres palos, parando otros disparos que pudieron poner adelante a los cuscatlecos desde más temprano en el partido. En definitiva, el portero nica se veía gigante.

El problema es que tan buenas intervenciones de Denis dejaba en evidencia lo errática que se estaba convirtiendo la zaga nicaragüense. Esos errores de marca, obligaban a “El Pulpo” a estar expuesto a jugadas más claras de gol del rival pero su calidad mantuvo a los nicas impecables.

Pero no hay mal que dure cien años, y mucho menos defensa improvisada para resistirlo, y precisamente los centrales se vieron superados por la delantera salvadoreña, cuando Alas recibió después de haberle ganado las espaldas a los zagueros y a pesar de la salida de Denis, el cuscatleco remató sin piedad.

Cinco minutos más tarde la defensa se volvió a caer, y esta vez Burgos remató un balón y tampoco el esfuerzo enorme de “El Pulpo” sirvió de mucho.

El problema es que tampoco el técnico, Enrique Llena, hizo la mejor lectura del partido y jamás realizó los cambios pertinentes. Hasta que los nicas habían recibido los dos goles llegó Wilber Sánchez por Samuel Wilson, pero todo estaba perdido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus