•  |
  •  |
  • END

La Azul y Blanco se quedó con el tercer lugar del grupo A en la Copa de Naciones de Panamá tras un empate agónico, de infarto con Belice 1-1 y ahora se dispone a pelear el viernes un duelo de repechaje contra Guatemala, -tercero del B-, el quinto cupo clasificatorio para la Copa Oro.

Fue lamentable la presentación de la Selección que jugó para perder contra un equipo del área que se supone es el más pobre en nivel, pero de no ser por un balón que pegó en el paral al cierre del juego, la actuación de Denis Espinoza y la labor defensiva de Rudel Calero, los nicas hubieran salido con un revés del estadio Rommel Fernández. La bicolor comenzó bien, tocando, sacando provecho de poner a Juan Barrera, Samuel Wilson, Elvis Pinel y Calero en función ofensiva aunque por momentos abusaban del manejo del balón y desperdiciaban jugadas que podrían generar más peligro.

A pesar de esos abusos, Nicaragua se puso adelante al minuto nueve por un penal cobrado por “El Pulpo” Espinoza, luego que el árbitro cubano Marco Ebrea marcara una falta que recibió en el área Elvis Figueroa. Espinoza cobró con frialdad y marcó el 1-0 que vislumbraba un encuentro de más goles para los nicas.

Pero después del gol todo estuvo en contra de la Azul y Blanco. Primero, el árbitro cubano quien expulsó a Samuel por una falta que cometió por atrás a un defensa de Belice, y no quedó duda que fue una gran equivocación del uniformado.

Después de eso, los nicas perdieron el hilo, no hubo quien reorientara el trabajo bajo esa desventaja numérica, ni siquiera el técnico Enrique Llena, que todavía en el segundo tiempo hizo un cambio que dejó más expuesta a Nicaragua. Contra viento y marea, la nacional se fue al descanso con el 1-0 a favor y lo menos que se esperaba es que Llena utilizara el intermedio para plantear mejor el juego.

No ocurrió. Nicaragua se replegó más y para colmo Llena le regaló la posesión del balón al rival con el cambio “genial” de Wilber Sánchez por Juan Barrera (Minuto 55). Resulta que en vez de tener en el campo a Barrera para garantizar tener más el balón, lo sacrificó, y Wilber se quedó como único en punta, solo porque Rudel se fue a defender y menos mal, porque sacó de apuros a la maltrecha zaga nacional.

En la otra acera, el técnico mundialista Carlos de la Paz hizo pesar su experiencia. Efectuó algunos cambios que le dieron resultado. Al minuto 80, Daniel Jiménez empató el duelo con un balón que le quedó de rebote, tuvieron oportunidad para irse arriba con un balón que quiso despejar Eliud Zeledón y de no ser porque……. en el paral hubiera sido un autogol.