•  |
  •  |

Han pasado 19 días desde que el ex de la Azul y Blanco, Armando Collado, recibió notificación vía correo, sin firma ni sello de la Federación Nicaragüense de Fútbol, de que era castigado a tal grado que ni siquiera puede pensar en algo que huela a fútbol, que es igual a decir que lo decapitaron, deportivamente hablando.
Lo que es peor, ha pasado ese tiempo y Collado ni siquiera ha sido informado del porqué fue sancionado de forma tan categórica.


Este jueves, el nica-salvadoreño introdujo una carta a la federación para que le expliquen qué hecho motivó a tan drástica decisión y además le presenten pruebas de lo que se le acusa.


“Es increíble que ni siquiera me han querido decir de qué se me acusa, por eso vine con mi abogado para presentar la carta y esperar una respuesta, porque hasta la forma en que me quisieron notificar la sanción también está fuera de orden según los estatutos de la FIFA y además que ni siquiera me dieron oportunidad de defenderme sobre lo que me acusan”, comentó Collado a EL NUEVO DIARIO.


Explica Collado que un alto dirigente de la federación lo llamó a Hungría, donde se encontraba cuando le informaron de la sanción y le reclamó por qué había hecho público el castigo.


Hasta hoy todavía no hay una sola reacción de los federados en el caso, y una fuente de todo crédito informó a este medio que la única prueba que tienen los federados del misterioso caso del que se le acusa a Collado es una carta firmada por dos jugadores del Ferreti, quienes al firmar la carta estaban  a punto de ser castigados por haber cometido indisciplina con la selección nacional.