•  |
  •  |

El estadounidense Timothy Bradley, 27 (11 KO)-0, campeón superligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), se anotó uno de los triunfos más importantes de su carrera y mantuvo su invicto, al vencer por decisión técnica en diez asaltos a su compatriota Devon Alexander 21 (13 KO)-1, ex campeón del CMB, el pasado sábado por la noche en un combate unificatorio.
Bradley dominó a Alexander amparado en su boxeo de fortaleza y mucha ofensiva. Siempre fue para adelante y en par de ocasiones salió sin rasguños de choques de cabeza que provocaron lesiones en el rostro de Alexander.
Un peligroso corte en la ceja derecha en el tercer round y un roce en el décimo asalto, impidieron que la pelea llegara hasta el límite de 12 episodios.
Alexander se vio imposibilitado a seguir en ese décimo round debido a problemas de visión en uno de sus ojos, obligando al árbitro a decidir por la vía de las tarjetas, que favorecieron a Bradley 97-93, 96-95 y 98-93.
 Desde que sonó la campana, Timothy siempre fue para adelante, atacando, sin dejar espacio a Alexander, dominando los primeros cuatro asaltos. Las potentes derechas mecieron en varias ocasiones a Devon, quien lució mejor desde el quinto, soltando rápidas combinaciones y desplazándose en el ring para evitar el castigo de Bradley.