• Dallas / EFE/ ARLINGTON |
  • |
  • |

Olviden a Lombardi en Broadway. Green Bay tiene un nuevo éxito de Super Bowl: Aaron Rodgers. Culminando una de las mejores postemporadas para cualquier mariscal de campo, Rodgers guió a los Packers a su primer campeonato de la NFL en 14 años este domingo con un triunfo de 31-25 sobre los Pittsburgh Steelers. Los Packers reclamaron el Trofeo Vince Lombardi, bautizado en honor al legendario entrenador en jefe que a la fecha sigue ganando adeptos en New York estos días por una puesta en escena sobre su vida.


Rodgers, el Jugador Más Valioso del juego, maravilló a las legiones de "Cabezas de queso" con una actuación que debe borrar la amargura de la separación entre Brett Favre y Green Bay. No solamente ha igualado a Favre en triunfos de Super Bowl, sino también extendió el récord de títulos de la NFL de los Packers a 13, nueve de ellos previos a la era de los Super Bowls.


El pasador de los Packers tiró tres pases de anotación, dos para Greg Jennings, y los Packers (14-6) se sobrepusieron a más lesiones, construyendo una ventaja de 21-3, y luego aferrándose para conservar el triunfo y convertirse en el segundo equipo que gana el Super Bowl luego de entrar a los playoffs sembrados en el lugar Nº 6. Coincidentemente, los Steelers de 2005 fueron el otro equipo que lograron la hazaña.


Rodgers tiró para 304 yardas, incluyendo un pase de anotación de 29 yardas para Jordy Nelson, quien terminó con nueve atrapadas para 140 yardas para compensar por tres pases dejados caer. Rodgers halló a Jennings, normalmente su objetivo preferido, para touchdowns de 21 y 8 yardas.


"¡Vaya! Es un día grandioso para ser grandioso", exclamó Jennings.
Luego, los Packers frenaron a Pittsburgh (14-5) que intentaba la remontada.
"Hemos sido un equipo que se ha sobrepuesto a la adversidad todo el año", declaró Jennings. "Nuestro capitán principal (Charles Woodson) queda fuera, emocional en el vestidor. Nuestro receptor Nº 1 (Donald Driver) queda afuera, más emociones volando por todos lados en el vestidor. Pero fuimos capaces de controlarlo y sacarlo todo acá sobre el campo".


Pocos equipos han sido tan efectivos como estos Packers, quienes no podían esperar a tocar el trofeo. Varios de ellos lo besaron mientras Roger Staubach caminaba entre una fila de verde y dorado.


"Vince Lombardi regresa a Green Bay", dijo el comisionado de la NFL, Roger Goodell, mientras el premio era entregado al equipo.