•  |
  •  |

El primer día en el spring training de los Astros en Florida, el pitcher Douglas Argüello sentía que caminaba en las nubes. “Estaba feliz porque llegó este día con el que cualquier jugador sueña, estar a la par de los mejores jugadores de la organización, pero no todos tienen la oportunidad de vivirlo”, dijo Douglas, mientras recordaba el momento cuando se enfundó la camiseta de Houston con el número 74 en su espalda.


La mañana estaba fría, pero la emoción que le producía estar a la par de los lanzadores del primer equipo de Houston le hizo olvidar los nervios que produce este primer momento.


“Como me imaginé la preparación física es dura desde el primer día, muchos ejercicios, corremos, agarramos rolling, tiramos a las bases, hacemos mucho gimnasio y soltamos un poco el brazo.


“Todo mundo está pendiente de lo que hacemos, el manager (Brad Mills) sigue de cerca el trabajo de más de 60 lanzadores que estamos acá”, agregó el zurdo que llegó desde Corpus Christy como el mejor pitcher del equipo Doble A.


“Aquí nadie está nervioso o pensando que va a salir mal porque los mismos técnicos te dan confianza para trabajar, te sentís seguro porque sabes que estás con la gente que más sabe y también me siento tranquilo con Wilton López como compañero de equipo.


También me han hecho sentir en casa Nelson Figueroa y Gustavo Chacín. No hablamos de trabajo, pero sí de lo que nos toca entrenar y fregando un poco”, comentó.


El trabajo comienza temprano, a eso de las 7 de la mañana cuando hacen los primeros ejercicios pítcheres y cátcheres que llegaron desde el miércoles para comenzar el entrenamiento de primavera.
“Nadie pregunta qué pasará, todo llegará en su momento, lo único que tengo en mente es trabajar duro para dejar mi nombre en la mente de los coach para quedarme en el equipo grande, o ser de las primeras opciones cuando necesiten un pitcher de las ligas menores.


Ya estoy aquí donde muchos desearan estar, y sacaré el máximo provecho”, concluyó Argüello, principal candidato a convertirse en el nicaragüense número 12 en jugar en Grandes Ligas.