•  |
  •  |

El Estadio Independencia vivió ayer un día histórico con la reinauguración de las luces, pero por poco termina opacado por la actuación del Real Estela, a pesar de que venció 2-1 a un América que peleó hasta el último minuto la posibilidad de empatar el encuentro.


Los norteños tuvieron un comienzo agresivo, y lograron ponerse en ventaja al minuto 8 con un golazo del mexicano José Antonio Flores, en balón estacionado que ubicó por el ángulo izquierdo sin que pudiera hacer nada el portero Sandro Ortiz.


Pero desde ese momento, el América tuvo una inyección en su juego quizá por orgullo o inspiración y metió el acelerador hasta crearle algunos apuros a los rojiblancos. Sin embargo, la falta de un hombre gol y una defensa norteña mejor plantada, le negó cualquier intento de anotar a los americanistas.


Estelí mantuvo más tiempo la pelota y aunque no se veía presencia de su mediocampo, tuvo para el segundo tanto con Samuel Wilson, que recibió un centro desde la izquierda pero jamás pudo rematarlo con la cabeza cuando parecía que la tenía solo para tocarla.


Llegó el segundo tanto del Estelí por un autogol de Eliécer Zúñiga, después de que enviara a las redes un centro ejecutado por José Antonio Flores desde la esquina. Con el 2-0 se fue al descanso el Estelí y aunque América no desentonaba, no se veía alguna señal de peso como para cambiar el rumbo del juego.


Pero llegó el cambio. América presionó, por ratos metió hasta en su medio campo al Estelí y marcó el primer gol con un balón que ganó en el área chica Ronny Colón, que lo mandó al segundo palo y sólo la clavó de cabeza el hondureño Bayron Sauceda.


Los rojos de la capital le metieron ganas al partido. Tuvieron para buscar el empate pero Estelí también pudo sellar el encuentro. Al final, la victoria fue para los norteños pero queda la sensación de que Estelí no logra cuajar en su ofensiva.