•   EFE  |
  •  |
  •  |

La fiesta era en Los Ángeles y la cita no pudo tener mejor anfitrión que Kobe Bryant. Si cabe más estímulo por el sensacional concurso de clavadas que coronó un día antes a la estrella emergente en LA, el jugador de los Clippers, Blake Griffin, Kobe Bryant se tomó el Juego de Estrellas como un asunto personal y se erigió en el rey de los reyes. Ganó el equipo del Oeste por 148-143. Desde 2006, no se repite ganado en el All Star.


Pau Gasol no pasó desapercibido en su cuarta participación. Batió su récord de anotación en este tipo de partidos, establecido en 2009 en Phoenix con 14 puntos. Esta vez se fue hasta los 17, además de siete rebotes, dos asistencias y dos tapones. Tim Duncan fue titular pero apenas jugó 11 minutos mientras que Gasol completó algo más de 24.


Kobe, además de capturar 14 rebotes, anotó de todas las formas posibles y precisamente cuando superaba su récord de anotación en los All Star se lució con tres sensacionales canastas en las que superó por tres veces a LeBron James: un mate, un triple tras un robo de balón y una penetración con una de sus clásicas y espectaculares fintas.


Fue la 13 ocasión en que Kobe participaba en un All Star y su mejor registro había sido de 31 puntos en 2002 en Filadelfia y en 2007 en Las Vegas. En ambas citas elegido MVP, así como en la de 2009 en Phoenix, aunque entonces compartió el premio con su ex compañero en los Lakers, Shaquille O’Neal.
En Los Ángeles repitió y suma cuatro MVP algo que sólo había conseguido el pivot de los San Luis, Bob Pettit, una figura en los años cincuenta.