•   Tomado del Diario Esto  |
  •  |
  •  |

Fernando “Cochulito” Montiel sufrió una fisura en la mandíbula, a causa del espeluznante KO en dos asaltos que le propinó el recio pegador filipino Nonito Donaire, el sábado en el hotel y casino Mandalay Bay.


El ex monarca universal mosca, supermosca y gallo, después de mucho tiempo en contiendas titulares (hizo la número 23) perdió sus fajas de peso gallo del CMB y la OMB de forma brutal.


Donaire dejó ver que tenía bien estudiado a Fernando, a quien en el primer asalto lo trabajó con ganchos de derecha a la cabeza y en el segundo y definitivo capítulo le cambió las cosas y con durísima izquierda al parietal lo tumbó de fea manera.


Montiel cayó totalmente noqueado y por unos segundos comenzó a patalear en lo que pareció un signo de convulsión; su valentía hizo que se incorporara para continuar de forma peligrosa en el pleito, y todavía recibir una zurda y una derecha a la cara, para que por fin el réferi Russel Mora lo declarara fuera de combate.


Fernando fue a revisión a un hospital y las cosas no pasaron a mayores. Un vocero de Zanfer informó que el “Cochulito” presentó fisura de quijada. Ayer mismo iba a regresar a Los Mochis, para someterse a exhaustiva revisión médica.
Montiel habló de que pensará bien si busca el desquite contra Donaire o bien se va a las 122 libras.


“Así es el boxeo, a veces se gana o se pierde. Un golpe no acabará con mi carrera. Me descuidé y perdí”, expresó Fernando.


El pleito se tornó violento desde el inicio y se sabía que en cualquier momento podía explotar la dinamita.


Los 4,805 aficionados que asistieron a la arena nunca dejaron de alentar a su contendiente preferido con porras para uno y otro.