•   Tomado de El Nuevo Día  |
  •  |
  •  |

Temprano, ayer, Miguel Cotto comenzó su extensa agenda de trabajo, dirigiéndose con su equipo al complejo deportivo cercano al estadio de los Dolphins de Miami.


Allí, a las 5:30 a.m. (6:30 a.m., hora de Puerto Rico), el campeón mundial de las 154 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) realizó su trabajo de pista, parte de su entrenamiento previo a su combate contra Ricardo Mayorga, el próximo 12 de marzo en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.


“Me siento muy bien, pues hemos tenido un gran campamento”, indicó Cotto. “Faltan dos semanas para la pelea y estamos en una gran condición”, agregó.
Cotto completó múltiples carreras cortas a mucha velocidad, las cuales, según  su preparador físico Phil Landman, ayudan a mejorar su capacidad recuperativa.


“Es parte de su acondicionamiento, básicamente mejoran lo que llamamos su 'fight fitness' (condición física para el momento de la pelea)”, indicó el sudafricano Landman, quien se encuentra trabajando con Cotto en Fort Lauderdale. “Las carreras nos ayudan mucho en su capacidad de recuperación”.


Una vez terminó las carreras, Cotto regresó a su base de operaciones -una elegante residencia de dos niveles en los suburbios de Fort Lauderdale- para atender a un equipo de producción de Showtime, la telecadena que transmitirá su defensa titular ante Mayorga.


Showtime habilitó un área dentro de la residencia, donde su comentarista, Al Burnstein, entrevistó al campeón cagüeño, comenzando a las 9:00 a.m.


Una vez terminó su plática con Burnstein, el púgil subió a su habitación, a descansar antes de su sesión en el gimnasio 'The Heavyweight Factory', en Hollywood, Florida, al mediodía.